domingo. 27.11.2022
Sucesos | Ourense

Consternación en Leiro (Ourense) por los tres fallecidos en una pirotecnia

La muerte de tres personas a causa de la explosión en una pirotecnia orensana ha causado una fuerte conmoción en un pueblo incapaz de digerir esta terrible tragedia.

La muerte de tres personas a causa de la explosión en una pirotecnia orensana ha causado una fuerte conmoción en un pueblo incapaz de digerir esta terrible tragedia. Vecinos y familiares de este ayuntamiento han guardado hoy tres minutos de silencio ante la casa consistorial en señal de duelo por las tres personas que perecieron ayer cerca de las ocho de la tarde en la explosión de la pirotecnia Abad, ubicada en la parroquia de Agra. Se trata del propietario de la empresa, de su pareja y la novia del hijo del dueño.

 

Durante el acto solemne de hoy, de carácter simbólico, familiares de la mujer mayor no han podido evitar las muestras de dolor y de consternación y, al mismo tiempo, de agradecimiento a los vecinos de este municipio, donde las banderas ondean a media asta.

 

El ayuntamiento decretó tres días de luto oficial por los tres fallecidos, que son el dueño de la pirotecnia, José Antonio Abad, de 51 años; su mujer, Cristina Janeiro, de 43; y Belén R., una muchacha de 21 años novia del hijo del dueño, un joven que se salvó de la tragedia al encontrarse en ese momento en otra zona del negocio.

 

Las tres víctimas mortales estaban trabajando en un recinto de la nave y murieron alrededor de las 19.51 horas de ayer, tras explosionar parte del material que se encontraba dentro de una caseta de esta conocida empresa. Actualmente, la Policía Judicial continúa con las pesquisas para averiguar las causas que ocasionaron la deflagración.

 

Los Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (TEDAX), que llegaron ayer a última hora de la tarde para determinar la cantidad y las condiciones del material pirotécnico que quedaba en las instalaciones, prosiguen con las labores de control y de aislamiento de los materiales. Según han informado a Efe fuentes de la investigación, está previsto que el material utilizable sea trasladado a otros almacenes de empresas pirotécnicas, mientras que el inservible será detonado para evitar futuras explosiones en esta zona, que permanece acordonada.

 

Un técnico de Industria se ha desplazado al lugar para elaborar un informe. Vecinos de la zona han asegurado que la empresa suele tener en estas fechas gran cantidad de explosivo, hasta 400 kilos en solo un habitáculo, debido a la celebración de numerosas fiestas populares. Un vecino que escuchó este jueves el fuerte estruendo fue el que avisó al 112 y seguidamente se repitieron llamadas de otras personas próximas al lugar, alarmadas por la explosión, cuya onda expansiva se expandió varios kilómetros.

 

Según fuentes de la Subdelegación de Gobierno, la pirotecnia Abad, un negocio familiar con más de quince años de experiencia en la preparación de fuegos de artificio, la empresa contaba con todos los permisos y con la licencia correspondiente. El grupo de atención psicológica en catástrofes prosigue hoy con su labor de apoyo a los parientes de los fallecidos.

 

Fuentes cercanas al caso han comunicado que los tres estaban, en el momento de la tragedia, en el mismo punto y cargando material en una furgoneta para su traslado. Fue entonces cuando se produjo el estruendo a consecuencia del cual acabó volcando el citado vehículo.

 

Los vecinos confían en que a lo largo de esta tarde los cuerpos de estos vecinos puedan ser trasladados al tanatorio, una vez que culmine la autopsia. No es esta la primera tragedia que ocurre en una pirotecnia. Actualmente, en Galicia, existen 23 talleres pirotécnicos, la mayor parte en A Coruña (12), además de uno en Lugo, otros tres en Ourense y siete en Pontevedra.

Consternación en Leiro (Ourense) por los tres fallecidos en una pirotecnia
Comentarios