miércoles 19/1/22
Juicio

El acusado de matar a un farmacéutico intenta inculpar al marido del difunto

El abogado del joven rumano detenido por la muerte de Tomás Milia, el letrado Eduardo Mazaira, ha apuntado a un posible móvil económico como causa de la muerte del farmacéutico, tras revelar que el boticario confesó que se sentía amenazado por su marido, al que desheredó.

El abogado del joven rumano detenido por la muerte de Tomás Milia, el letrado Eduardo Mazaira, ha apuntado a un posible móvil económico como causa de la muerte del farmacéutico, tras revelar que el boticario confesó que se sentía amenazado por su marido, al que desheredó. Mazaira ha hecho estas declaraciones a la salida de la sede judicial, donde compareció esta mañana el viudo, Guillermo Quilarte, para pedir su personación en la causa judicial así como el dinero correspondiente a la indemnización por la muerte de su cónyuge, que asciende a unos 87.000 euros, según han confirmado los abogados de las partes personadas.

 

El marido de Milia, un farmacéutico septuagenario de Ourense que murió de forma violenta, un crimen del que se acusa a un prostituto, compareció ante el juez para confirmar su interés en personarse como acusación en el marco de la investigación que se sigue por este suceso que se descubrió cuando los bomberos acudieron a sofocar un incendio que habría provocado la misma persona que mató a la víctima. El viudo, que se encontraba acompañado de su abogado, declinó hacer declaraciones a la prensa después de comparecer ante el titular del juzgado de instrucción número uno Leonardo Álvarez.

 

En la causa también está personado el hermano del farmacéutico, el alcalde de Carballeda de Avia (Ourense), Luis Milia. Otra hermana del fallecido reclama además responsabilidad civil, aunque no estará personada en la causa. El abogado del joven rumano Alexandru M.L, quien ha cuestionado la petición del viudo, ha avanzado que pedirá la declaración del abogado de la víctima, a quien el propio Milia también habría confesado sentirse amenazado, por lo que lo había retirado del testamento. Según ha explicado este letrado, una semana antes de su muerte, Milia se habría personado en el despacho "diciendo que iba a pedir el divorcio porque se encontraba amenazado por su marido y que tenía miedo de su integridad física".

 

"Una semana después fallece", ha indicado Mazaira, una situación que en su opinión "resulta muy extraña", razón por la que ha pedido esta declaración. El farmacéutico ourensano fue hallado muerto en su domicilio en la madrugada del 7 de octubre de 2013 con aparentes signos de violencia. La policía detuvo al joven rumano de 19 años, a quien acusó de un delito de homicidio o posible asesinato, junto a otros ilícitos, un delito de incendio, delito de robo con violencia y atentado. Ahora, el letrado del joven, quien confesó ser autor de los hechos a la policía, asegura que no está claro lo que aconteció. Para ello, se apoya en los "cuatro cambios de testamento" que hizo Milia, el primero de ellos en 2002. Según ha dicho, una vez casados, el farmacéutico, al descubrir que su marido tenía una aventura con una joven, cambió tres veces el testamento.

 

En una de las modificaciones, con fecha de septiembre de 2012, Milia dividía su herencia a partes iguales entre los sobrinos y su marido, al que beneficiaba además con el legado expreso de un piso en París que había comprado con el dinero obtenido de la venta de la farmacia. Una semana antes de su muerte, el abogado aseguró que Milia volvió a modificar su testamento retirando al marido de la herencia a raíz de su "infidelidad". Así, ha manifestado que todavía hay "que investigar" tras asegurar que el viudo se encontraba "el día de los hechos en un radio de entre 90 o 100 metros de la vivienda". El joven rumano, que permanece en prisión provisional sin fianza por su presunta implicación en los hechos, se encuentra citado para una declaración judicial "indagatoria" este jueves 12 de junio a las 10:00 horas

El acusado de matar a un farmacéutico intenta inculpar al marido del difunto
Comentarios