domingo 24/10/21
Ourense

La jueza mantiene la declaración de Baltar y de la mujer que lo denunció

La titular del Juzgado de Instrucción número tres de Ourense, Eva Armesto, ha rechazado los recursos presentados por el Ministerio Fiscal y por Manuel Baltar en la causa abierta contra el presidente de la Diputación de Ourense y ha ordenado que la misma continúe a fin de esclarecer lo ocurrido.

La titular del Juzgado de Instrucción número tres de Ourense, Eva Armesto, ha rechazado los recursos presentados por el Ministerio Fiscal y por Manuel Baltar en la causa abierta contra el presidente de la Diputación de Ourense y ha ordenado que la misma continúe a fin de esclarecer lo ocurrido.

 

Según la información facilitada hoy por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), la titular del juzgado ha certificado la existencia de "diversas reuniones" entre enero de 2010 y finales de 2014 entre el presidente orensano y la mujer que lo denunció "para ayudar a la denunciante en el ámbito laboral", una promesa, añade, que presuntamente "se mantiene durante el año 2012, siendo ya el denunciado presidente de la Diputación".

 

En el auto, la magistrada sostiene que "el hecho de que en el momento del acuerdo aún no fuera posible precisar en qué consistía, la acción u omisión no impide valorar como constitutivo de delito cualquier acto que tendiera a facilitar la obtención de un trabajo". Entre esos actos, "se incluía omitir el cumplimiento de sus obligaciones como autoridad o funcionario. Ello sin perjuicio en su caso de la calificación como delito de tráfico de influencias dada la relación de la denunciante con el presidente de la Diputación, que también se compromete e a proporcionarle un trabajo", abunda la jueza.

 

De esta forma, la denunciante está citada a declarar en calidad de investigada por la presunta comisión de los delitos de cohecho y tráfico de influencias, y añade que también como perjudicada, lo cual significa que se agrega un hipotético acoso sexual, estimando así la alegación que presentó inicialmente ésta en relación a la prestación de servicios en una oficina del partido político. Esto supone que ella misma podría ejercer la acusación, dado el caso.

 

La jueza quiere comprobar si pudo existir "la posible relación de inferioridad" al entender que Manuel Baltar era entonces "el jefe de la oficina, parlamentario gallego y vicepresidente de la Cámara". De esta forma, la declaración de la denunciante se mantiene para el 10 de marzo a las diez de la mañana, en calidad de investigada, mientras Baltar, en igual condición, tendrá que comparecer dos horas después. Contra la decisión de la jueza cabe recurso.

 

La Audiencia Provincial de Ourense deberá ahora resolver los alegatos presentados tanto por parte de la Fiscalía como por el propio presidente provincial a fin de determinar si la investigación tiene continuidad. El caso arrancó con una denuncia por acoso sexual de la mujer y derivó hacia un supuesto caso de cohecho por parte de ambos. El fiscal jefe, Florentino Delgado, recurrió el auto al entender que no existían pruebas o "manifestación meridianamente clara" sobre la vinculación entre una supuesta relación sexual y la promesa de un trabajo, -que la mujer no obtuvo-, por parte del denunciado, Manuel Baltar.

Comentarios