viernes 22/10/21

Piden 14 años para el acusado de violar y dejar embarazada a la hija de su pareja

Un acusado de agredir sexualmente a la hija de su pareja que tenía en aquel momento quince años, se enfrenta a una pena de 14 años de prisión por un delito de agresión sexual continuada, tras llegar a dejarla embarazada. 

justicia

Un acusado de agredir sexualmente a la hija de su pareja que tenía en aquel momento quince años, se enfrenta a una pena de 14 años de prisión por un delito de agresión sexual continuada, tras llegar a dejarla embarazada.

Según el escrito facilitado por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, los hechos se remontan al año 2010 cuando el acusado convivía con ella y su madre. Por estos hechos, la Fiscalía pedirá, en el juicio que se celebrará a puerta cerrada el día 23 en la Audiencia Provincial de Ourense, catorce años de prisión y que indemnice a la joven.

El Ministerio Público sostiene que, “en una fecha indeterminada a principios del año 2010”, cuando acudió a recogerla al finalizar una actividad extraescolar, el acusado “con intención de satisfacer sus apetencias sexuales”, desvió su trayecto e intentó mantener relaciones sexuales con ella, a lo que ella se negó.

Después de ese episodio, en la siguiente ocasión que pasó a recogerla, volvió a repetir su comportamiento, consiguiendo, esta vez sí, mantener relaciones sexuales con ella, pese al rechazo de la menor. Además, aprovechando su situación de superioridad, le advirtió de que no dijera nada a su madre.

Desde entonces, la Fiscalía cree que el hombre la violó “un número indeterminado de veces”, episodio que se prolongó durante varios años, sin usar ningún tipo de método anticonceptivo hasta el punto de que ella dejó de resistirse “porque entiende que el acusado iba a hacer lo que quisiera igualmente” y así “duraba menos tiempo” el abuso.

Durante ese tiempo, la menor, que ocultó lo ocurrido, llegó a quedarse embarazada y tuvo un hijo. Fue en 2019 cuando la joven decidió poner los hechos en conocimiento de la policía pese a las amenazas que le profería él con que le iban "a quitar a su hijo”.

El Ministerio Público afirma que la madre “nunca” preguntó nada, ni se preocupó de lo que ocurría e incluso se fue varias veces a Bulgaria dejando a la menor en casa. 

Comentarios