jueves. 30.06.2022

Piden un año y diez meses a una cuidadora por estafa

El Ministerio Público ha mantenido su petición de un año y diez meses de prisión para una cuidadora, acusada de falsificar la firma de la mujer a la que atendía, para contratar varios servicios, como tarjetas de crédito, líneas de teléfono o pólizas de seguro, aunque ha retirado el delito de falsedad en documento mercantil.

El Ministerio Público ha mantenido su petición de un año y diez meses de prisión para una cuidadora, acusada de falsificar la firma de la mujer a la que atendía, para contratar varios servicios, como tarjetas de crédito, líneas de teléfono o pólizas de seguro, aunque ha retirado el delito de falsedad en documento mercantil. Por su parte la hija de la víctima -que ejerce la acusación particular- ha asegurado que había tenido constancia de "movimientos indebidos" hasta el punto de asegurar que "se lo estaba quitando todo" a su madre.

 

La acusación particular ha reclamado por estos hechos un máximo de seis años de prisión como autora de un delito de hurto, falsedad documental y de estafa continuada al entender acreditados los delitos mientras que la defensa ha solicitado la libre absolución. Los hechos tuvieron lugar entre junio de 2013 y julio de 2015, cuando supuestamente la acusada, que atendió a la mujer, ya fallecida, que padecía una enfermedad degenerativa con esclerosis múltiple, siguiendo "una plan preconcebido", simuló su firma para contratar cuatro tarjetas de crédito.

 

Tanto Ministerio Público como acusación particular consideran acreditado que la acusada, "prevaliéndose de las limitaciones físicas y psíquicas" de la mujer que cuidaba, contrató cuatro tarjetas de crédito simulando su firma y extrajo 2.044 euros y contrató una línea telefónica de móvil a nombre del padre y la adquisición de dos pólizas de seguro y vida.

 

La pena sería sustituida en caso de condena por la expulsión del territorio nacional durante un plazo de seis años al ser extranjera. Por su parte, la encausada ha negado los hechos que se le imputan y ha sostenido que "solo operaba con una tarjeta" que "le daba" la mujer y que "únicamente la usaba para ir al supermercado". Sostuvo que las pólizas se hicieron como consecuencia de un problema que tuvo con la Seguridad Social, a raíz de un accidente laboral, debido a que "no estaba dada de alta porque no tenía la nacionalidad -la sujeto es de Cabo Verde-". El juicio oral está previsto que siga mañana a partir de las 9.30 horas, y quede visto para sentencia, con la lectura de conclusiones.

Piden un año y diez meses a una cuidadora por estafa
Comentarios