martes 26/10/21

Ratifican 12 años de cárcel para el conductor que mató a un motorista en 2019

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha confirmado la sentencia de la Audiencia Provincial de Ourense que condenó a doce años de cárcel a un conductor que en septiembre de 2019 mató a un motorista de 37 años cuando circulaba a 125 kilómetros por hora por un tramo de la N-525, a su paso por Ourense, limitado a 60. 

justicia7

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha confirmado la sentencia de la Audiencia Provincial de Ourense que condenó a doce años de cárcel a un conductor que en septiembre de 2019 mató a un motorista de 37 años cuando circulaba a 125 kilómetros por hora por un tramo de la N-525, a su paso por Ourense, limitado a 60.

Según la resolución facilitada por el Alto tribunal gallego, el acusado, que carecía de permiso porque había sido privado del mismo durante dos años, es culpable de delitos de homicidio, conducción temeraria y conducción sin carnet privándole del permiso de conducir durante seis años.

Tal y como consta en la sentencia de la Audiencia, el condenado, tras realizar una maniobra temeraria y arrollar al motorista que le precedía, aceleró la marcha. Como consecuencia del accidente, el motorista se vio "envuelto y atrapado en los bajos del Audi durante una distancia aproximada de 50 metros”, recoge el fallo.

El sospechoso, que tenía 36 años, “no solo no frenó su turismo tras contactar con especial violencia con la motocicleta, sino que aceleró y, con ello, arrastró brutalmente al motociclista, lo que a buen seguro le causó la muerte”.

La Sala de lo Civil y Penal del TSXG sostiene que la resolución de primera instancia expone “de manera racional, coherente y con claridad en qué se ha apoyado para llegar al resultado que plasma” y además subraya que el testimonio del copiloto del vehículo está confirmado “por otra serie de pruebas de carácter indirecto”.

Por otro lado, recuerda que el informe de ADN “muestra la utilización del vehículo por parte del acusado”, así como que el hecho de que el coche fuese de su madre “establece una relación incuestionable” con él. La utilización de ese turismo, según el alto tribunal gallego, está acreditada “por el estado en que fue hallado”.

Para los magistrados resulta “sorprendente” que el acusado mantenga que no fue consciente del peligro en el que se encontraba el motorista, quien estuvo “entre el asfalto y el propio turismo durante un espacio de tiempo considerable”.

En caso de existir la “precipitación” que alega la defensa, “en modo alguno existirían restos del traje del motorista en los bajos del turismo”, sostiene el TSXG que, al igual que la Audiencia, considera probado que percibió que llevaba arrastrada a la víctima bajo su coche y no frenó.

Comentarios