domingo. 25.09.2022
Juicio en Ourense

Un hombre que acusa a su esposa de envenenarlo dice que desconfió por un puré

Un hombre que cree que su mujer intentó asesinarlo, intoxicándolo con fármacos, ha confesado en el juicio celebrado hoy en la Audiencia Provincial de Ourense que desconfió porque quiso comer un puré preparado por ella pero expulsó parte del mismo con solo una cucharada y se empezó a sentir como "drogado", hecho que se repitió más tarde en el hospital tras beber líquidos. 

Un hombre que cree que su mujer intentó asesinarlo, intoxicándolo con fármacos, ha confesado en el juicio celebrado hoy en la Audiencia Provincial de Ourense que desconfió porque quiso comer un puré preparado por ella pero expulsó parte del mismo con solo una cucharada y se empezó a sentir como "drogado", hecho que se repitió más tarde en el hospital tras beber líquidos.

 

Fue al día siguiente cuando los síntomas empeoraron y empezó a comprobar que cuando quería hablar se le "tropezaba la lengua", por lo que empezó a relacionar este episodio con otros anteriores en los que su salud se resintió, y a pensar también que su entonces esposa lo estaba intoxicando, a "sospechar" de ella, de la que se divorció, como la causante de su malestar.

 

A raíz de otra intoxicación en el centro médico tras la ingesta en este caso de líquidos, en concreto agua y zumo, este varón empezó a "sospechar" más si cabe, y si bien ha asegurado en la vista oral que no vio a ella hacer nada, "sospechó que tenía que ser ella". Los hechos ocurrieron entre el 8 y el 30 de enero de 2013 cuando el hombre, después de notar "un sabor amargo" en el puré, se encontró mal y tuvo que ser ingresado en el hospital a causa de una intoxicación con pastillas.

 

Los médicos le detectaron alteración del nivel de consciencia por lo que fue ingresado en la planta de Neurología, en la que permaneció cinco días, con asistencias facultativas y tratamiento médico. Días después, ya en el hospital, perdió la consciencia, y tuvo que ser reanimado a causa de una parada respiratoria.

 

La mujer ha negado esta versión y ha contado en la sala donde se celebra la vista oral que ella se percató de que su cónyuge cogía sus medicamentos, antidepresivos y calmantes, algo que él negó, al igual que rechazó tal argumento ante los profesionales del complejo hospitalario en el que estuvo hospitalizado. "Le preparé un puré de sobre, que me dio una asistente social en Vilamarín, lo tomó y me dijo que sabía amargo, le dije que lo dejase y lo dejó", ha relatado la mujer de la víctima, quien ha negado su autoría. Según el relato de la mujer, hasta entonces él hizo vida normal, también ese día en el que estuvo ingresado, e incluso le dijo que le había sentado mal un bocadillo, pero horas después se encontró mal y al día siguiente, al ver que no se encontraba mejor, fue a buscar a la doctora, quien llamó a una ambulancia.

 

En todo momento, la acusada negó que haya intentado intoxicarle y no ha descartado que él hubiese cogido sus pastillas en el hospital, de la mesilla en la que las había dejado. El marido reconoció únicamente el consumo de medicinas para el colesterol y ha asegurado que "no es cierto que me automedique, no le cogí nada". El Ministerio Fiscal considera a M.J.P.G. responsable de un delito de asesinato en grado de tentativa y de otro de malos tratos en el ámbito familiar. Durante el juicio, ambos han dejado entrever problemas en su relación, e incluso ella llegó a reconocer que se sentía "menospreciada" por él delante de sus hijas. Así, tras asegurar que no encuentra una explicación para lo ocurrido, el marido ha asegurado que ella "me estaba vaciando las cuentas".

 

La defensa cree que no existe "nada" para sentar a esta persona en el banquillo de los acusados y ha tratado de demostrar que el hombre era propenso a desmayarse y también que tomaba medicinas. Los médicos que lo trataron han coincidido en que "no se evidenció ninguna patología aguda" por parte de él y han señalado que en todo momento negó "de forma rotunda" cualquier tipo de ingesta "ni voluntaria ni accidental", ha abundado una profesional de Medicina Interna.

 

Durante el juicio, las acusaciones han tratado además de acreditar que la mujer lo golpeó, hecho que no ha quedado probado, pues según la versión de la defensa pudo golpearse con un radiador que había al lado de su cama, un hecho que tratarán de esclarecer mañana los forenses. Los tíos por parte paterna han señalado que él les contó que tomó algo de leche pero que "la echó", extremo que no ha quedado aclarado.

 

El Ministerio Fiscal solicita por estos hechos 11 años y seis meses de prisión por el delito de asesinato en grado de tentativa y otros 10 meses de prisión por supuesto maltrato, además de la privación de derecho a la tenencia de armas y prohibición de aproximarse al marido a menos de 500 metros. La defensa solicita la libre absolución para la acusada. El Sergas reclama los gastos médicos: 19.556,82 euros. Mañana el juicio sigue con las declaraciones periciales y la lectura de conclusiones de las partes.

 

Un hombre que acusa a su esposa de envenenarlo dice que desconfió por un puré
Comentarios