miércoles 26/1/22

Un multitudinario Legado de Tibu "empapa" a ourensanos por fines benéficos

Centenares de ourensanos se han mojado este viernes en la Plaza Mayor en un multitudinario legado de Tibu, el popular fenómeno viral que importó a Galicia un joven gallego y que ha retomado su carácter benéfico, en esta ocasión para recaudar fondos para la lucha contra el cáncer.

Centenares de ourensanos se han mojado este viernes en la Plaza Mayor en un multitudinario legado de Tibu, el popular fenómeno viral que importó a Galicia un joven gallego y que ha retomado su carácter benéfico, en esta ocasión para recaudar fondos para la lucha contra el cáncer.

 

El legado, que tiene su origen en Estados Unidos y que trajo a Galicia el gallego Damián Pereira, ha celebrado esta tarde su propia versión en la ciudad de As Burgas, con la presencia de unas doscientas personas -niños y mayores- que fueron convocadas en los últimos días a través de las redes sociales.

 

Así, a manguerazo limpio y bajo el denominador común de portar la camiseta verde, característica de la asociación de lucha contra el cáncer, los ourensanos no han dudado en combatir el intenso calor que reina en Ourense "mojándose" por un fin social. "A raíz de que mi hijo me nominó, empecé a buscar en internet y fue cuando vi que en sus orígenes había sido de ayuda contra el cáncer para una niña que tenía cáncer y decidí que tenía que hacer algo animado por mis hijos", ha explicado a Efe el impulsor de esta iniciativa, Gonzalo Baladrón.

 

Emulando el fenómeno original que se realizó en Estados Unidos, este profesor ourensano, que da clases de Matemáticas en el IES de As Lagoas, optó por nominar a colectivos de la ciudad, en vez de a tres amigos, en este caso a los estudiantes del instituto ourensano, al colectivo de museiros y a miembros del club ourensano Santo Domingo.

 

"La idea era mojarse contra el cáncer, en el sentido de compra la camiseta -que costaba 6?- aprovechando el tirón del legado de Tibu", una iniciativa que ha gozado de gran acogida entre sus estudiantes, que este viernes acudieron a clase con las camisetas de color verde. A pesar del escaso tiempo con el que se organizó la actividad, Baladrón ha destacado la buena acogida en uno de los días de más calor que ha registrado la iniciativa que sigue cosechando éxitos en todos los rincones de Galicia.

 

Este joven gallego, Damián Pereira, tras ser retado por un colega a darse un chapuzón o a pagar una noche de discoteca, lanzó el desafío a tres amigos gallegos, por el que si no cumplían el reto de darse un chapuzón en un plazo de 48 horas, debían pagarle una mariscada. El objetivo es que el individuo, que cuelga el vídeo en Facebook, desafíe a tres amigos a que imiten esa práctica en las próximas 48 horas.

 

En caso de no hacerlo, deben pagar una cena en un restaurante al iniciador del reto. Lejos de diluirse, esta curiosa iniciativa continúa ganando adeptos, en esta ocasión, de los colectivos ourensanos, cuyos beneficios irán destinados a la asociación contra el cáncer de Ourense. La presidenta de la asociación contra el cáncer, Isidora Gómez, quien estuvo presente en la Plaza Mayor, no ha dudado en mostrar "su agradecimiento" por este acto. Los fondos irán destinados "a las actividades que desarrolla la asociación" y, en concreto, para el carrito solidario que tienen en el hospital y en la residencia "donde llevamos café y agua" a familiares de enfermos, actividad "que tiene mucho éxito y que gusta mucho", ha concluido.

 

Un multitudinario Legado de Tibu "empapa" a ourensanos por fines benéficos
Comentarios