lunes. 26.02.2024

La Audiencia Provincial de Pontevedra ha condenado a nueve años de prisión a una mujer de Silleda por intentar degollar a la exesposa de su difunto marido en 2013. El tribunal considera probado, como defendió la fiscalía durante el juicio celebrado el mes pasado, que S.D.J. acudió al domicilio en Poio de la víctima, quien le abrió la puerta y se encontró con que la agresora se le abalanzó con un instrumento cortante, para degollarla. La mujer sobrevivió al ataque, aunque resultó gravemente herida y aún arrastra secuelas en el cuello.

 

Los magistrados aceptaron la "rotunda" declaración de la víctima sobre los hechos y la corroboraciones periféricas, fundamentalmente la investigación de la Guardia Civil que situó el coche de la agresora en Silleda y otro muy parecido en Poio en horas compatibles con el relato de los hechos; la localización del teléfono de la atacante mediante las torres de telefonía, también compatible, y el perfil genético de la víctima en el mango de la puerta del coche, entre otros indicios. Aunque el móvil no se determinó definitivamente, los magistrados apuntan a la mala situación económica de la atacante, que tenía una cuenta bancaria en rojo y debía conocer que la pensión de viudedad que compartía con la víctima le correspondería por entero a ella en caso de muerte de aquella. La acusación particular pedía una pena de 15 años por intento de asesinato, pero los magistrados entienden que como la atacante fue de frente y la víctima -de 71 años, 17 más que la otra- se pudo defender, solo puede hablarse de homicidio.

 

La sentencia impone, sin embargo, una pena de nueve años, dos más de los que solicitaba la fiscalía y uno menos del máximo, porque entiende que reviste especial gravedad que la agresora se ganase la confianza de la víctima -contactó con ella previamente con el pretexto de devolverle objetos del difundo esposo- y por su mayor fortaleza física. La pena lleva aparejada una indemnización 59.000 euros a la víctima y 20.000 al Sergas, por la asistencia sanitaria, así como 10 años de alejamiento.

 

Condenada a 9 años por intentar degollar a la exesposa de su difunto marido