sábado 12/6/21

Desestiman demanda del ilustrador Kiko da Silva contra portavoz PP Pontevedra

El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Pontevedra ha desestimado la demanda presentada por el ilustrador Kiko da Silva contra el portavoz del PP en Pontevedra, Rafa Domínguez, por haber vulnerado su honor.

NG-sucesos

El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Pontevedra ha desestimado la demanda presentada por el ilustrador Kiko da Silva contra el portavoz del PP en Pontevedra, Rafa Domínguez, por haber vulnerado su honor.

Da Silva denunció a Domínguez después de que éste cuestionara su contratación durante trece años para diseñar el cartel del carnaval pontevedrés, siendo una adjudicación directa y sin haber pasado ningún concurso público, algo que achacó a su proximidad con el BNG.

La sentencia, sin embargo, considera que las declaraciones del portavoz del PP no constituyen una intromisión ilegítima del derecho al honor del ilustrador, porque se enmarcan dentro de la "legítima libertad de expresión" en el ámbito político y de fiscalización de la gestión municipal.

La magistrada entiende que es una crítica "perfectamente legítima" a la actuación del Ayuntamiento en el ámbito de la contratación, porque se circunscribe a ese ámbito y no va acompañada de expresiones "claramente injuriosas que excedan de lo razonable".

"Puede que algunas de las expresiones no sean correctas, puede que fueran excesivas o desafortunadas", destaca la titular del juzgado pontevedrés, especialmente cuando Domínguez afirmó que 'el amiguismo que impera en el Concello hace que el ilustrador, del BNG, sea el elegido a dedo para realizar el cartel del Entroido y lo cobre al momento'.

Esta última cuestión "no es ajustada a la realidad", según la jueza, pero reitera que en todo caso esas declaraciones se efectúan "en el marco de la crítica política".

Desde el punto de vista de la libertad de expresión, añade la magistrada, el "único límite" es el uso de expresiones vejatorias o injuriosas, que se revelen como "innecesarias" para exteriorizar la idea u opinión crítica, "las cuales no han sido empleadas".

"Aun siendo lógico pensar en las molestias que se ha ocasionado al demandante al ligar su nombre a unos hechos y conductas socialmente reprobables, ello no supone que pueda tildarse automáticamente de ilegítima dicha intromisión", continúa el fallo.

Además, subraya que el conocimiento por la opinión pública y por los ciudadanos de la posible actuación irregular de sus representantes públicos, "legitimaba tal ataque como un mal menor, necesario para preservar el superior interés que la denuncia perseguía".

La jueza añade en su resolución que hay que tener en cuenta que, como determinan sentencias del Supremo y del Constitucional, "cuando la persona presuntamente atacada tiene proyección pública política, social o económica, su protección al derecho al honor disminuye, su derecho a la intimidad se diluye y su derecho a la imagen se excluye".

La sentencia, en todo caso, no es firme y contra ella cabe presentar recurso.

Tras conocerse este fallo, Rafa Domínguez ha asegurado que está "enormemente satisfecho" de esta resolución judicial ya que significa, según el portavoz popular, "no solo que yo no injurié ni falté al honor a nadie" sino también que el BNG "concede contratos a dedo a afines".

Comentarios