sábado 17/4/21

Detenida tras participar en una fiesta ilegal y agredir a un policía y a un sanitario

Una joven de 18 años ha sido detenida en Pontevedra tras participar en una fiesta ilegal junto a otras siete personas y, tras ser identificada, agredir a un agente de policía y al sanitario que la atendió de los rasguños que se produjo intentando huir.

Una joven de 18 años ha sido detenida en Pontevedra tras participar en una fiesta ilegal junto a otras siete personas y, tras ser identificada, agredir a un agente de policía y al sanitario que la atendió de los rasguños que se produjo intentando huir.

 

El suceso se produjo a las 23:40 horas del pasado sábado cuando los vecinos alertaron a las autoridades de que se estaba celebrando una fiesta en una vivienda abandonada de la Avenida de Vigo, en la ciudad de Pontevedra. Al llegar, los agentes de la Policía Local comprobaron que en interior del inmueble había gente bailando y con la música a un volumen muy alto.

 

Tras disolver la fiesta fueron identificadas cuatro personas pero otras cuatro salieron huyendo por la parte trasera de la vivienda. Una patrulla de la Policía Nacional, que se había desplazado también a la zona, persiguió a estas personas a través de varias fincas, pero solo pudo localizar a dos de ellas.

 

Una de estas jóvenes estaba magullada y con rasguños debido a la huida. Tras ser alcanzada por los agentes, según ha informado el Ayuntamiento de Pontevedra, esta joven comenzó a agredir a uno de los policías, al que le arrancó la mascarilla y le escupió. Ante las heridas que presentaba la joven fue trasladada al centro de salud de A Parda en donde acabó agrediendo al sanitario que la estaba atendiendo y destrozó parte del mobiliario.

 

La joven fue detenida por agresión y atentado a la autoridad y, junto con el resto de sus compañeras, también fue denunciada por saltarse el toque de queda, reunirse más de cuatro personas sin ser convivientes y no llevar mascarilla.

 

En otra intervención, en la tarde del sábado, la Policía Local de Pontevedra también tuvo que desalojar la Plaza de la Verdura ante las aglomeraciones que se produjeron por la reapertura de la hostelería, ya que según el Ayuntamiento estaba "desbordada". Uno de los locales de la plaza fue denunciado por servir a clientes que no estaban sentados en ninguna mesa y dos personas fueron propuestas para sanción por no llevar mascarilla y negarse a ser identificados por las autoridades.

Comentarios