martes. 23.07.2024

La defensa del hombre condenado por haber asesinado a Lupe Jiménez el 24 de febrero de 2014 en Pontevedra ha alegado hoy, ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), que actuó por un arrebato, por lo que pide la reducción en su pena, aunque lo acusan de haber sido "juez y verdugo".

 

La Sala de lo Civil y lo Penal del TSXG ha acogido hoy la vista de apelación en la que la representación del procesado ha defendido las tesis que mantuvo en la Audiencia Provincial de Pontevedra, donde el jurado lo condenó a veinte años de prisión por asesinato con la circunstancia agravante de parentesco y la atenuante de confesión.

 

La defensa ha sostenido que se trató de un delito de homicidio, junto con uno de aborto porque la víctima estaba embarazada, por lo que pide una reducción de condena que podría llegar a ser de cinco años. Ha alegado que concurre la circunstancia atenuante de arrebato de obcecación, pues argumentó que fue un ataque "sorpresivo" sin "ensañamiento" que se produjo tras una discusión porque la mujer supuestamente confesó que el hijo que esperaba no era del encausado.

 

A mayores, solicita reducción en la responsabilidad civil de las hermanas de la víctima, aunque mantiene las establecidas para las hijas. El fiscal, Carlos Varela, ha recordado que el jurado consideró probado que el ataque "fue sorpresivo e inesperado" y se hizo sin que la víctima tuviese "capacidad para defenderse", pues el acusado "no sufrió ninguna lesión", por lo que ve "alevosía", que implica que se trató de un asesinato.

 

El jurado no fue capaz de terminar si se produjo esa discusión o si la víctima había manifestado "alguna duda sobre la paternidad del hijo que esperaban", por lo que considera que no concurre la atenuante de arrebato y pide el mantenimiento de la condena. Víctor Bouzas, abogado de la acusación particular, ha suscrito las palabras de la Fiscalía y ha hecho la misma petición, pues cree que el fallo fue "correctísimo" y "ajustado a derecho" porque reflejó "de una manera clara y palmaria los hechos". Ante los medios de comunicación ha negado la existencia del "arrebato" porque cree que el procesado fue "juez, parte y verdugo", ya que "juzgó a la víctima" y después realizó todos los hechos tras un "arrebato muy meditado".

 

El pasado día 24 de febrero de 2014, sobre las seis de la tarde, el condenado viajaba en su vehículo acompañado de la que era su mujer cuando, según la sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra, tenía el propósito de acabar con su vida.

 

El jurado consideró que este hombre la golpeó repetidamente en la cabeza y en la cara a la víctima y, sirviéndose de un instrumento cortante, le asestó tres puñaladas en el cuello, en la muñeca y doce en la región del tórax, produciéndole la muerte inmediata. Según la sentencia, el ataque fue sorpresivo e inesperado, por lo que la víctima, que estaba casada con él desde hacía veinticuatro años, no tuvo la oportunidad de defenderse.

El asesino de Lupe Jiménez alega arrebato aunque lo acusan de ser juez y verdugo