jueves. 23.05.2024

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha confesado este miércoles que los tres supervivientes del naufragio del barco Villa de Pitanxo en aguas de la isla canadiense de Terranova tienen que ser personas "muy fuertes" porque es "muy difícil permanecer con vida" en tan adversa situación.

Tras una reunión en la Autoridad Portuaria de Marín (Pontevedra), villa pesquera en la que tenía su base el buque, Núñez Feijóo ha dicho a la prensa a su salida que aguantar en una balsa con la temperatura que había en la zona y el "riesgo de hipotermia" es algo realmente complicado.

Las tres personas que lo han logrado son el patrón, Juan Padín, su sobrino, Eduardo Rial, y un ciudadano ghanés, cuya identidad por ahora no ha trascendido.

El mandatario gallego, preguntado por la posibilidad de encontrar a más personas que hayan sobrevivido a la tragedia marítima, se ha mostrado muy cauteloso, pero si bien ha subrayado que la "esperanza nunca se pierde", también es cierto que ha apuntado que las condiciones del mar "son como son" y las temperaturas del agua "son conocidas", sin querer entrar en más comentarios por lo complicado de responder a esa cuestión.

Acerca de las causas del sumergimiento, ha indicado que el Villa de Pitanxo tenía 50 metros de eslora, por tanto es "un gran barco que se ha hundido", de manera que las condiciones del mar, ha concluido, tenían que ser "absolutamente adversas".

Como en la consulta anterior, ha preferido que a ello se conteste en el momento oportuno y quien debe hacerlo, pero sí ha destacado Feijóo que "estamos hablando de gente que sabía navegar, que son profesionales de la navegación, que son buenos patrones y excelentes marineros. Por tanto tuvo que ser una situación de mar muy complicada".

Interpelado por la repatriación de cuerpos, ha elegido de nuevo la prudencia pero ha dicho que habrá que llevarlos a tierra, hacer la identificación y ya a partir de ahí "se activa el sistema".

El Villa de Pitanxo, un arrastrero congelador construido en 2004 en el desaparecido astillero vigués M. Cíes bajo encargo del armador Manuel Nores y dedicado a la captura de fletán negro, llevaba 24 tripulantes a bordo, de los que diez han fallecido, tres han sido rescatados con vida y 11 continúan desaparecidos.

De las 24 personas que trabajaban en el pesquero en el momento del hundimiento, 16 tienen nacionalidad española, cinco son peruanos y tres ghaneses, de acuerdo a los datos oficiales.

En el gabinete de crisis formado hoy en Marín, han estado el jefe del Ejecutivo autonómico, el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, la conselleira de Mar, Rosa Quintana, representantes de la armadora que no han hecho declaraciones y los alcaldes de Marín, María Ramallo, Cangas, Victoria Portas, y Bueu, Félix Juncal.

(foto) (vídeo)

Feijóo: los 3 supervivientes son "muy fuertes", es muy difícil salir con vida