sábado. 22.06.2024

El antiguo sacristán de la parroquia de San Cipriano, en Vilanova de Arousa (Pontevedra), está siendo investigado por hurtar objetos litúrgicos de gran valor cultural e histórico aprovechando que el párroco estaba hospitalizado.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Vilagarcía de Arousa ha acordado, han informado fuentes judiciales, continuar las actuaciones contra este hombre, que responde a las iniciales M.A.F.P., por si su conducta pudiese ser constitutiva de un delito continuado de apropiación indebida.

La Fiscalía y el Arzobispado de Santiago de Compostela, personado como acusación en la causa, tendrán diez días para formular su escrito de acusación o pedir el archivo de la causa.

La magistrada señala que las diligencias practicadas durante la investigación permiten llegar a la conclusión de que el antiguo sacristán empezó a actuar cuando el anterior cura de San Cipriano ingresó en el Hospital Provincial de Pontevedra, en abril de 2020.

Entre ese momento y su muerte en agosto de 2020, según la jueza, retiró y llevó a su domicilio, y al domicilio de su madre, diversos objetos de gran valor histórico.

Entre ellos, cita unos pergaminos del siglo XIX, la imagen del Santo San Blas de madera del siglo XVII y XVIII, la imagen del sagrado Corazón de Jesús de pasta y madera policromada de principios del siglo XX y una talla del niño de Jesús de la Virgen de la Pastoriza del siglo XVI.

Cuando llegó el nuevo sacerdote, el 13 de noviembre de 2020, y se dio cuenta de que faltaban esos objetos, el sacristán, según las investigaciones realizadas, se negó a devolverlos y no entregó las llaves del complejo rectoral, de modo que fue necesario cambiar las cerraduras.

El vicario de Pontevedra le pidió la devolución de los objetos y, finalmente, acabó entregando una corona de plata del Sagrado Corazón de Jesús, una corona de fiesta, y otra de diario de Pastoriza, un fiador del roquete de San Cipriano, un pectoral, un anillo de San Cipriano y ropa de fiesta, mitra, capa, sotana y estola del santo patrón.

Durante la estancia del antiguo párroco en el hospital, según la jueza, se habría llevado en cajas, ayudado por los monaguillos y alguna mujer de la parroquia, entre otros objetos, varias capillas domiciliarias.

En su domicilio en Vilanova de Arousa, la Guardia Civil halló la patente de erección de la Asociación de la Milagrosa de 1932, el diploma de agregación a la archicofradía de los Jueves Eucarísticos del año 1933, la patente de erección de las asociaciones de Jesús de 1922, la patente de erección de las archicofradías de las hijas de María del año 1908, el paño de hombros del día de Corpus y ropa de festividad de San Cipriano.

También aparecieron en su casa el estandarte de catecismo de la parroquia de San Miguel de Deiro, un paño de terciopelo de color rojo con la inscripción culto, utilizado para la recaudación de limosnas, o siete palias con bordados antiguos.

Además, tenía dieciocho libros antiguos relacionados con la actividad litúrgica y una talla de la imagen del niño Jesús de madera policromada de más de cien años de antigüedad, que pertenecía al monasterio de Cálago de las Sinas.

En el domicilio de su madre, también en Vilanova, aparecieron la talla de San Blas, de madera policromada, la imagen del Sagrado Corazón de Jesús y siete libros antiguos relacionados con la actividad litúrgica dos capillas domiciliarias de Jesucristo Nazareno y del Vía Crucis.

Junto a este material había dos tallas del Sagrado Corazón de Jesús, una de la Inmaculada, otra de Santa Irene, candelabros y la cruz de altar, nueve capillas domiciliarias con imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y de Santas; y un reloj ovalado de la marca Villar. 

Investigado el antiguo sacristán de Vilanova por hurtar objetos litúrgicos