lunes. 30.01.2023

La Guardia Civil asegura que el "Ratonero" no salió equipado para pescar

El guardia civil que dirigió la investigación del caso "Ratonero" ha asegurado hoy que el pesquero que fue abordado en febrero de 2012 en alta mar con 2.200 kilos de cocaína no salió desde O Grove (Pontevedra) pertrechado para salir a faenar, tal y como defiende la tripulación. 

El guardia civil que dirigió la investigación del caso "Ratonero" ha asegurado hoy que el pesquero que fue abordado en febrero de 2012 en alta mar con 2.200 kilos de cocaína no salió desde O Grove (Pontevedra) pertrechado para salir a faenar, tal y como defiende la tripulación. En la segunda jornada del juicio, que se celebra en la sección quinta de la Audiencia de Pontevedra, y en el que el fiscal pide para los nueve acusados entre 16 y 19 años de cárcel, este agente ha reseñado que durante el seguimiento realizado al barco antes de que partiera de O Grove no vieron que cargaran ni trabajaran con artes de pesca.

 

"Llevaba combustible y nada más", ha afirmado el instructor de la investigación policial, habida cuenta de que hallaron en su interior 6.000 litros de gasolina -cuando el motor del pesquero es diésel-, los cuales, según la tesis de la Fiscalía, estaban destinados a surtir una planeadora encargada de llevar la droga hasta la costa. También ha ratificado que en la bodega del barco no hallaron pescado casi 20 días después de haber salido supuestamente a faenar.

 

Eso sí, ha reconocido que en la inspección en el puerto de Vigo, una vez abordado en alta mar y practicadas las detenciones de los cinco tripulantes de la embarcación, encontraron artes de pesca y "algo de pescado podrido", pero fuera de la bodega. Sobre uno de los acusados, Jorge C.F., cuñado del propietario y patrón del "Ratonero", José Luis D.D., ha señalado que hizo labores de seguridad y vigilancia y ayudó en la preparación del barco antes de que zarpara.

 

Fue a través de este acusado cómo surgió la investigación, ya que la Guardia Civil realizaba un seguimiento a una banda que supuestamente pretendía introducir droga en contenedores a través del puerto de Vigo, y uno de cuyos miembros contactó con Jorge C.F. para, presuntamente, proponerle alguna operación de narcotráfico. Este agente, al igual que dos inspectores de la Policía de Portugal, ha sostenido que hay indicios suficientes para concluir que los tres detenidos en Madeira, José Manuel C.L., José Antonio B.P. y Baltasar D.V., viajaron en la planeadora que apareció en la isla portuguesa porque no tenía autonomía para regresar a Galicia.

 

La Guardia Civil realizó un rastreo por mar y aire y comprobó que una planeadora que salió el 22 de febrero de 2012 desde la ría de Arousa llegó hasta las inmediaciones del "Ratonero", en el punto supuestamente convenido para trasvasar la droga, y al ver la patrullera de Vigilancia Aduanera, emprendió la huida.

 

Las autoridades españolas advirtieron a las portuguesas de la posibilidad de que la lancha se dirigiera hacia Madeira, donde días más tarde apareció varada en una zona escondida. En los alrededores fueron hallados gorras, guantes y colillas con restos de ADN de estos tres acusados y varios testigos los ubicaron en ese punto, como el propietario de un supermercado donde uno de ellos compró una botella de agua o el taxista que los llevó hasta Funchal. Los tres supuestos lancheros pasaron, según las pesquisas policiales, varias noches en una casa en construcción, a unos 300 metros de distancia de donde embarrancaron la lancha, y tres días más tarde se registraron en el hotel donde fueron detenidos.

 

Los abogados de la defensa han interrogado a uno de los inspectores de la Policía lusa por si algún testigo reconoció a un tal Francisco P. como uno de los lancheros, a lo que éste ha contestado que algo publicó la prensa local al respecto, pero que en el curso de la investigación no se confirmó esta identificación. La tesis de la defensa es que éstos viajaron en el barco de ese tal Francisco P. hasta Madeira para trabajar en la reparación de un yate que luego traerían a Galicia, y no en la planeadora que apareció abandonada.

 

El guardia civil ha deslizado que a los lancheros les intervinieron tras ser detenidos en Madeira fotocopias de sus DNI que hizo la Benemérita de los originales tras encontrarlos en un bar de Tui al poco de interceptar un yate cuyos tripulantes alegaron un supuesto viaje a Canarias que nunca realizaron.

 

La Guardia Civil asegura que el "Ratonero" no salió equipado para pescar
Comentarios