miércoles 19/1/22

Los 'niños de la suerte' en Galicia están en A Illa de Arousa (Pontevedra)

Si los niños de San Ildefonso son los encargados de repartir suerte todos los años en el sorteo de Navidad de la Lotería Nacional lo más cercano a ellos que podemos encontrar en Galicia está en A Illa de Arousa (Pontevedra).

puente-illa-arousa

Si los niños de San Ildefonso son los encargados de repartir suerte todos los años en el sorteo de Navidad de la Lotería Nacional lo más cercano a ellos que podemos encontrar en Galicia está en A Illa de Arousa (Pontevedra).

En esta localidad, un pueblo de apenas 5.000 habitantes, son pocos los que se han quedado sin tener entre sus manos el número 91.179, agraciado con uno de los cuartos premios de este sorteo, que ha regado el municipio con 16 millones de euros.

Lo ha hecho, mayormente, a través de las participaciones vendidas por los alumnos de cuarto de ESO del instituto, que han despachado gran parte de las 79 series vendidas en la localidad.

"Está todo muy repartido. Todos en la familia tienen algo", ha señalado a Efe una de las premiadas, cuyo sobrino "fue uno de los que más vendió", 150 participaciones de cinco euros -de los que se jugaban cuatro- que han reportado 4.000 euros a cada uno de sus propietarios.

Adquirieron la lotería en la administración número 1 de A Illa, "que no tenía tanta cantidad del número que queríamos y tuvieron que encargarlo fuera", relata Teresa Barreiro, una de las madres de la ANPA del instituto, encargadas de la organización de la excursión de los chavales.

"Los niños no tenían quien les llevara de excursión por el tema covid y queríamos que fueran, por lo que decidimos vender lotería para sacar algo y ayudarles", subraya esta madre, que celebra que haya sido un premio tan repartido porque "lo necesitábamos".

Los alumnos habían pensado en irse de viaje a Tenerife o Barcelona, pero como reconoce Adrián López, uno de los niños que ha repartido suerte en A Illa, "ahora cambiaremos y seguramente nos vayamos de crucero".

A las puertas de la administración de loterías número 1 de A Illa de Arousa, en donde compraron los décimos agraciados con este cuarto premio, pocas personas estaban más contentas que María José, dueña de una de las participaciones.

Es un pellizco que hacía falta con todo lo que estamos sufriendo", ha señalado esta mujer, que actualmente se encuentra de baja y para la que "esto es una alegría porque siempre deseaba saber qué se sentía cuando te tocaba un premio, aunque fuese uno pequeño".

Emma, por su parte, repartió la lotería entre su grupo de amigas "porque no sé qué me daba tenerla yo y que ellas se quedaran sin ella", por lo que celebra que "nos ha tocado a todas y estoy súper feliz" porque, además, toda su familia tiene alguna participación.

"Lo han vendido 41 niños por lo que es muy raro que este número no esté en cada casa", asegura esta madre, que al igual que muchos de los niños y sus padres ha protagonizado momentos muy emotivos delante de la administración de loterías.

Su titular, Manuel Núñez, ha repartido suerte por partida doble en el municipio porque también vendió una serie completa del otro cuarto premio, el 42.833, que ha dejado otros 200.000 euros en este sorteo de Navidad.

En A Illa se repartió la mayor parte de este cuarto premio pero, en realidad, la suerte tuvo su origen a unos 24 kilómetros de distancia, en la localidad pontevedresa de Caldas de Reis.

De la administración número 1 de Caldas, la única que hay en el municipio, salieron las 79 series que se vendieron al público en la isla más conocida de la ría de Arousa.

Así lo ha explicado a Efe Miguel Martínez, titular de este despacho, que relata que fue a través de un intercambio "porque en A Illa necesitaban números y se los mandamos desde aquí", un gesto habitual entre administraciones cercanas.

Pero no todos los décimos disponibles se fueron en ese intercambio, ya que el propio Martínez vendió otras 38 series de este cuarto premio, el 91.179, que han dejado en Caldas un buen pellizco económico, de hasta 7,6 millones de euros.

"Estamos muy felices porque hacía falta que cayera un premio así", explica Martínez, para el que es el segundo premio que reparte en la Lotería de Navidad, tras el quinto premio que vendió en 2012, apenas meses después de hacerse cargo de esa administración.

Aunque Caldas de Reis es un punto estratégico del Camino Portugués a Santiago, el lotero afirma que "mayoritariamente se ha vendido a gente de aquí", por lo que "la felicidad es aún mayor porque siempre es bueno que el dinero se quede en el pueblo".

Parte de esta lotería vendida en Caldas la compraron los responsables del bar La Bodeguilla, en donde eligieron este número "por azar puro" porque nunca habían jugado al 91.179, del que tenían "unos veinte décimos" que fueron vendidos a "clientes habituales". 

(foto)

Los 'niños de la suerte' en Galicia están en A Illa de Arousa (Pontevedra)
Comentarios