lunes. 04.07.2022
Pontevedra | Sucesos

Once años de cárcel por violar a su expareja de forma continuada

La Audiencia de Pontevedra ha impuesto una pena de once años de cárcel y cinco de libertad vigilada a Juan Manuel L.M. por violar a su expareja hasta en ocho ocasiones durante poco más de un mes.

La Audiencia de Pontevedra ha impuesto una pena de once años de cárcel y cinco de libertad vigilada a Juan Manuel L.M. por violar a su expareja hasta en ocho ocasiones durante poco más de un mes. El tribunal también le ha condenado al pago de una indemnización de 25.000 euros a la víctima por los daños morales causados y se le prohíbe comunicarse o aproximarse a ella a menos de 300 metros durante quince años.

 

Las magistradas de la sección cuarta de la Audiencia de Pontevedra consideran probado que el acusado agredió sexualmente a su expareja entre mediados de agosto y finales de septiembre de 2015. Estos episodios comenzaron cuando la pareja, que había mantenido una relación sentimental durante cinco años, se separó. La sentencia detalla que el hombre obligó a la víctima a mantener relaciones sexuales hasta en ocho ocasiones y consideran que "no hay duda" de que el acusado actuó "con violencia e intimidación".

 

La Audiencia indica que el relato de la víctima es "coherente y sin fisuras" y que ha permanecido "inalterado" desde que se produjeron los hechos. Su versión, añaden las magistradas en su fallo, está corroborada por los mensajes que le envió a su teléfono el imputado, por las fotografías de daños y desperfectos realizadas por la víctima y por los informes forenses de las lesiones que presentaba la mujer.

 

El acusado es absuelto, sin embargo, del delito de maltrato habitual y del delito leve de injurias que se le imputaban, al entender la Audiencia que no se ha acreditado un estado "permanente" de violencia y que los insultos recibidos por la víctima se enmarcan en una discusión presidida "por sus celos y su ofuscación" de la que disculpó horas después. Durante el juicio, Juan Manuel L.M. solo quiso responder a las preguntas de su abogado y había asegurado que la ruptura de la pareja fue "normal", que dormía en su casa "casi todos los días" y que mantenían relaciones "consentidas" de manera habitual.

Once años de cárcel por violar a su expareja de forma continuada
Comentarios