lunes 17/5/21

Precintan en Vilagarcía un local de electrónica que acogía partidas de póquer

El Ayuntamiento de Vilagarcía de Arousa ha ordenado el cierre y precinto de un local clandestino situado en la avenida Agustín Romero en el que supuestamente se estaban realizando fiestas ilegales, se vendía y consumían bebidas alcohólicas y se celebraban timbas de póquer.

El Ayuntamiento de Vilagarcía de Arousa ha ordenado el cierre y precinto de un local clandestino situado en la avenida Agustín Romero en el que supuestamente se estaban realizando fiestas ilegales, se vendía y consumían bebidas alcohólicas y se celebraban timbas de póquer. En la medianoche del pasado sábado una patrulla detectó cómo tres personas, además de saltarse el toque de queda, accedían a un local supuestamente dedicado a montajes eléctricos que tenía la verja media bajada.

 

En principio los agentes pensaron que se podía tratar de un robo, pero cuando entraron en el local se encontraron a otras cinco personas, una de las cuales decía ser el arrendatario del bajo y que lo utilizaba para reunirse con amigos.

 

Ya de partida, la Policía instruyó las pertinentes notificaciones por incumplir tanto la restricción horaria como la prohibición de reuniones de personas no convivientes. En la inspección ocular, los agentes comprobaron que el local estaba amueblado con varios sillones, mesas y sillas y que estaba dotado de barra de bar con cajones, una nevera con cervezas, refrescos y hielo, estantes con numerosas botellas de bebidas alcohólicas y varios paquetes de tabaco.

 

Además, había una caja metálica con monedas, una mesa de póquer y una caja con fichas de este juego, una máquina tragaperras y hasta un sistema de vigilancia interior dotado con varias cámaras cuyas imágenes se monitorizaban a través de un ordenador. Los agentes hallaron también cartas de precios impresas y códigos QR pegados en las paredes para acceder a los precios de las bebidas.

 

Asimismo, encontraron una bolsa de plástico tirada en el suelo que, aparentemente, contenía marihuana. Tras identificar e informar a los individuos de que se les iba a denunciar por incumplimiento de la normativa sanitaria, los agentes ordenaron desalojar el local, en el que solo quedó el responsable. Pese a esto, poco tiempo después la Guardia Civil Fiscal acudió al local de la avenida Agustín Romero para inspeccionarlo y se encontró en el interior a tres personas reunidas, el responsable y otros dos jóvenes, que también fueron denunciados.

Comentarios