lunes 17/5/21
Pontevedra | Sucesos

Se entrega el tercer hombre relacionado con la muerte del dueño de un cíber

Un tercer hombre presuntamente relacionado con la muerte de J.P.M., el dueño del cibercafé de Marín (Pontevedra) que falleció dos días después de haber sufrido una agresión en su local, ha pasado hoy a disposición judicial en el Juzgado de Guardia de esta localidad pontevedresa.

Un tercer hombre presuntamente relacionado con la muerte de J.P.M., el dueño del cibercafé de Marín (Pontevedra) que falleció dos días después de haber sufrido una agresión en su local, ha pasado hoy a disposición judicial en el Juzgado de Guardia de esta localidad pontevedresa. Según han confirmado a Efe fuentes policiales, el hombre de 31 años se entregó a primera hora de esta mañana en la Comisaría de Marín y fue trasladado posteriormente a los juzgados.

 

Tras declarar ante el juez, se decretó su puesta en libertad al no solicitar su ingreso en prisión ninguna de las partes, con la obligación de comparecer en el juzgado quincenalmente. Se le investiga por la presunta comisión de un delito de homicidio imprudente, al considerar la investigación que es, supuestamente, el autor material de la agresión al dueño del establecimiento. El resultado preliminar de la autopsia, según ha indicado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), demuestra que la víctima falleció a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico compatible con una caída.

 

La discusión se produjo, según la investigación policial, sobre las 15.00 horas del martes 9 de febrero, porque el dueño del local Ciber War, un cibercafé situado en la calle Concepción Arenal, se negó a grabar un CD a los presuntos agresores. Tras lo sucedido, los tres jóvenes huyeron en un turismo de alta gama. Dos de ellos se presentaron posteriormente en la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra y fueron detenidos y trasladados a la Comisaría de Marín, al ser la Policía Nacional quien investiga los hechos.

 

Uno de los dos arrestados fue puesto ayer jueves a disposición del Juzgado de Guardia de Marín, quedando en libertad con la obligación de comparecer ante las autoridades judiciales cada 15 días. El otro detenido, menor de edad, ya había quedado en libertad y a disposición de sus padres poco después de su arresto.

Comentarios