jueves. 18.04.2024

Agentes de la Guardia Civil de Tráfico han denunciado a un vecino de Meaño de 38 años de edad al que sorprendieron conduciendo borracho un vehículo que ya había sido inmovilizado dos horas antes en un control de alcoholemia.

 

El hombre había arrojado una tasa positiva de 0,44 miligramos por litro de aire espirado tras haber sido interceptado de madrugada por la Guardia Civil en un control preventivo de alcoholemia en la carretera que une las localidades de Padriñán y Sanxenxo. Tras inmovilizar el vehículo e informarle de que no podría conducirlo hasta que el resultado de una nueva prueba de alcoholemia resultara negativo, el conductor decidió marcharse a casa en taxi.

 

Pero dos horas después, los agentes localizaron al infractor en un taxi en dirección al lugar donde estaba inmovilizado su vehículo. Una patrulla de la Guardia Civil acudió a dicho punto y sorprendió de nuevo al hombre circulando de forma temeraria durante dos kilómetros por carreteras secundarias, intentando ocultarse de la acción de los agentes y haciendo caso omiso a sus indicaciones para que detuviera el vehículo. Una vez fue interceptado por los agentes volvió a dar positivo por alcoholemia.

 

El hombre fue denunciado por conducción negligente bajo los efectos de bebidas alcohólicas, desobediencia a los agentes de la autoridad y quebrantamiento de la inmovilización del vehículo.

Sorprendido conduciendo borracho dos veces en menos de dos horas