martes 17/5/22

El trabajador de Ence elude la cárcel y pagará una multa por el escrache al alcalde

Ramiro Cerdeira, el trabajador de Ence acusado de un delito de atentado contra la autoridad por golpear el coche del alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, e insultarle durante un escrache, ha aceptado ser condenado a una multa de 180 euros.

ence-pontevedra

Ramiro Cerdeira, el trabajador de Ence acusado de un delito de atentado contra la autoridad por golpear el coche del alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, e insultarle durante un escrache, ha aceptado ser condenado a una multa de 180 euros.

Eludirá la prisión, después de llegar a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía, que pedía inicialmente para él un año de cárcel y una multa de 1.470 euros, y ha rebajado los hechos a un delito leve de falta de respeto.

"Nos hicieron una propuesta y decidimos aceptar", ha señalado el propio trabajador a las puertas de la Audiencia de Pontevedra, en donde ha estado apoyado por sus compañeros y dirigentes de CC.OO, sindicato del que es delegado en la fábrica de Ence en Lourizán.

En su escrito de acusación, el fiscal relataba que Cerdeira, en compañía de otros trabajadores de la factoría, accedió al Ayuntamiento de Pontevedra sobre las once y media de la mañana.

Tres horas después, cuando el alcalde y varios de sus concejales abandonaban estas dependencias, el acusado "intentó abalanzarse" sobre el teniente de alcalde, algo que según el representante del ministerio público impidieron los agentes de la Policía Local.

Los trabajadores, que mantuvieron su escrache en los exteriores del Ayuntamiento, acompañaron al alcalde hasta el aparcamiento en el que estaba su vehículo particular y, cuando éste salía de él, "fue necesario realizar otro cordón policial".

El fiscal reflejaba en su escrito que cuatro trabajadores de Ence impedían "con gritos e insultos" la salida del coche del regidor, entre ellos Ramiro Cerdeira, "que llegó a dar dos patadas" al vehículo y a decirle "hijo de puta, me cago en tu puta madre".

Cerdeira ha dicho "no hice mal a nadie y no soy ningún delincuente", al tiempo que ha subrayado que "lo único que hice fue defender nuestros puestos de trabajo y el pan de mis hijos", pero sin que en esa protesta "agrediese a nadie ni le mandase al hospital".

Él tenía claro, ha asegurado, que "un año de cárcel no lo iba a aceptar" pero tras el acuerdo que le ofreció el fiscal "se quedará en nada" si, en el plazo de seis meses, no comete ningún otro delito, por lo que asegura que estará ahora "tranquilo y relajado".

Eso sí, ha advertido de que no se arrepiente "de nada" y que él y sus compañeros seguirán defendiendo la continuidad de una fábrica que "da mucha vida en Pontevedra".

La presidenta del comité de empresa de las oficinas de Ence Pontevedra, Ana Cedeira, ha señalado que "lo único que ha hecho mal Ramiro es defender nuestros puestos de trabajo".

Este proceso judicial ha sido, según Cedeira, "la gota que ha colmado el vaso" en la campaña de "ataques constantes" que aseguran estar recibiendo del Ayuntamiento y del Gobierno, pero ha afirmado que "por muchas actuaciones barriobajeras que hagan no nos van a parar".

Hasta Pontevedra, para apoyar al trabajador que iba a ser juzgado por atentado a la autoridad, ha acudido la secretaria general de CC.OO en Galicia, Amalia Pérez, que ve "lamentable" que hayan tenido que acudir a los tribunales "por defender unos puestos de trabajo".

"En este país no gusta que defendamos los puestos de trabajo", ha denunciado Pérez, que ha relacionado este episodio con lo sucedido con el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome (DO), que agredió a una sindicalista durante la reciente huelga del transporte en la ciudad.

La líder de CC.OO. ha advertido que "no podemos tolerar ni normalizar que se criminalicen nuestras actuaciones".

El trabajador de Ence elude la cárcel y pagará una multa por el escrache al alcalde
Comentarios