domingo. 03.03.2024

La tosferina, infección bacteriana frecuente, grave y contagiosa, ha surgido en un brote en Guadalajara, afectando a 124 personas, en su mayoría niños. Aunque los síntomas, similares a un resfriado, pueden pasar desapercibidos en jóvenes y adultos, los bebés menores de seis meses, especialmente aquellos no vacunados, enfrentan complicaciones graves.

La enfermedad, causada por la bacteria Bordetella pertussis, afecta el sistema respiratorio y tiene un patrón epidémico cíclico. La tosferina es altamente contagiosa, con una tasa de ataque del 80-100%, transmitiéndose por vía aérea. A pesar de que la mayoría de los casos ocurre en menores de 14 años, el 15% se diagnostica en adultos entre 25 y 54 años, según el informe de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

En respuesta al riesgo, la vacunación de las embarazadas se implementa en toda España desde 2016, contribuyendo a reducir la gravedad de la enfermedad en los lactantes, especialmente durante los tres primeros meses de vida. La Sociedad Española de Infectología Pediátrica y la Asociación Española de Pediatría destacan la importancia de abordar adecuadamente los casos de tosferina y proporcionan pautas para su manejo. La comunidad médica se encuentra alerta ante este brote, subrayando la necesidad de concienciación y medidas preventivas para proteger a los más vulnerables.

Tosferina en Guadalajara: Un brote que pone en alerta