sábado. 13.07.2024

La mayoría de los síntomas del Covid persistente desaparecen en un año, excepto los neurológicos, que presentan una recuperación más lenta y preocupante, incluyendo la aceleración del alzhéimer en mayores diagnosticados, enfermedades neurodegenerativas y trastornos psiquiátricos.

Sonia Villapol, neurocientífica del Centro de Investigación de Houston, lo explica en el 30º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina General y de Familia (SEMG) en La Coruña. Villapol destaca que la inflamación sistémica causada por el coronavirus puede llevar a una neuroinflamación prolongada, contribuyendo a estos problemas neurológicos. Aunque no se ha demostrado que el SARS-Cov-2 cause alzhéimer, sí hay una correlación directa entre una infección previa y un mayor riesgo de aceleración de esta enfermedad.

Villapol señala que cualquier infección viral puede aumentar el riesgo de demencia, como se observa en personas hospitalizadas por infecciones virales. Recomienda una terapia antiviral en personas mayores hospitalizadas por Covid para reducir síntomas y secuelas.

Respecto a nuevos tratamientos, Villapol menciona que hay varios en fases clínicas avanzadas, incluyendo vitamina B3 para la niebla cerebral e inhibidores de vías inflamatorias. También hay combinaciones de fármacos para síntomas persistentes como fatiga y dolor de cabeza.

Villapol aboga por la medicina personalizada, investigando biomarcadores de diagnóstico según la microbiota intestinal asociada a la depresión y ansiedad, para delinear la severidad y duración de los síntomas.

En España, cerca de dos millones de personas tienen Covid persistente, lo que equivale al 5% de los infectados. Los síntomas incluyen cansancio extremo, déficit de concentración, niebla mental, cefalea, dolores osteomusculares, y problemas cardiovasculares, respiratorios y digestivos.

El Covid persistente acelera enfermedades neurológicas como el alzhéimer