viernes. 09.12.2022

Expertos reclaman una legislación para evitar exponer a trabajadores al gas radón

Académicos en el ámbito de la Medicina y expertos en radón, un gas radiactivo de origen natural emitidos por suelos graníticos que puede generar cáncer de pulmón en elevadas concentraciones, reclamaron este martes una legislación para evitar la exposición de los trabajadores.
pulmones
Académicos en el ámbito de la Medicina y expertos en radón, un gas radiactivo de origen natural emitidos por suelos graníticos que puede generar cáncer de pulmón en elevadas concentraciones, reclamaron este martes una legislación para evitar la exposición de los trabajadores.

Así los pusieron de manifiesto varios expertos en un simposio celebrado en la Universidad de Santiago de Compostela (USC) sobre el impacto del el gas radón entre los trabajadores.

Las administraciones públicas deberían "establecer los mecanismos necesarios para asegurar que los trabajadores están protegidas contra o radón", señala el lema del simposio coordinado por el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la USC, Alberto Ruano, y la experta Lucía Martín de Bernardo Gisbert, del mismo departamento.

Dicha legislación debería establecer que las personas no deben ser expuestas a niveles que superen los 300 bequerelios por metro cúbico en los puestos de trabajo, según Ruano.

La legislación laboral sobre radón debería entrar en vigor en las próximas semanas, aunque en países como Portugal ya está incorporada desde hace cuatro años, añadió, y reclamó que las mediciones de la concentración de radón las efectúen "laboratorios acreditados".

Además, abogó por "desvincular la medición" de los niveles de concentración de radón de la "mitigación", como está haciendo actualmente la empresa Radoncontrol, que "mide el radón con laboratorios independientes", enfatizó.

El simposio ha sido financiado por el Consejo de Seguridad Nuclear con el patrocinio del Instituto de Seguridad y Salud Laboral de Galicia con ayuda del Laboratorio de Radón de Galicia, el segundo de España acreditado para mediciones en viviendas y puestos de trabajo.

El radón se acumula en sótanos y bajos de las viviendas, por lo que es necesario ventilar y abrir las ventanas o bien adoptar medidas arquitectónicas como aislar el suelo o sellar la casa y favorecer que se disipe.

Ese gas puede acumularse en edificios y resultar dañino para la salud ya que tiene un periodo de desintegración de unas 3,8 horas.

El sur de Galicia, Madrid, Salamanca, Ávila, Toledo, Cáceres, Córdoba y Jaén en la península ibérica y Gran Canaria en el archipiélago canario son las zonas de mayor exposición al gas radón, considerado como la segunda causa de cáncer de pulmón después del tabaco.

Expertos reclaman una legislación para evitar exponer a trabajadores al gas radón
Comentarios