jueves 28/10/21

F. Barrié y USC estudian el impacto del juego y videojuego en adolescentes

“El uso indiscriminado de los videojuegos con contenidos violentos podría ser una de las causas de las tasas de acoso escolar y del ciberacoso”, se cuestiona Antonio Rial Boubeta, profesor titular del Área de Metodología de las Ciencias del Comportamiento de la USC, pero para afirmarlo con "rotundidad", subraya, es preciso aportar rigor científico.

fortnite

"El uso indiscriminado de los videojuegos con contenidos violentos podría ser una de las causas de las tasas de acoso escolar y del ciberacoso”, se cuestiona Antonio Rial Boubeta, profesor titular del Área de Metodología de las Ciencias del Comportamiento de la USC, pero para afirmarlo con "rotundidad", subraya, es preciso aportar rigor científico.

Por eso, la Fundación Barrié, dentro de su área social, lidera un proyecto en el que colabora con la Universidad de Santiago de Compostela en el que estudiarán el uso que hacen los adolescentes gallegos de los videojuegos y los juegos de apuestas y cuál es el verdadero impacto de estas prácticas tras la pandemia.

Los impulsores del proyecto esperan establecer conclusiones y diseñar estrategias de prevención, gracias a los datos de una muestra científica tomada entre 10.000 jóvenes gallegos de entre 12 y 20 años, que se encuentren cursando enseñanzas de secundaria obligatoria, bachillerato y ciclos de Formación Profesional en centros públicos, privados o concertados de la comunidad autónoma.

“Es el trabajo empírico de mayor envergadura encargado hasta la fecha sobre esta problemática en Galicia y se trata de un estudio pionero sin precedentes, de este calibre, en cualquier otra comunidad autónoma”, ha afirmado Antonio Rial Boubeta, que ha explicado que el trabajo pretende, “desde una perspectiva constructiva y comunitaria implicar a las familias, al sector empresarial y a las instituciones”.

José María Arias Mosquera, presidente de la Fundación Barrié, y Antonio López Díaz, rector de la Universidad de Santiago de Compostela han firmado hoy en la sede de la Fundación Barrié en A Coruña un acuerdo en el que la Fundación Barrié pone en marcha, dentro de su área social, el estudio titulado “Videojuegos, apuestas y adicciones sin sustancia entre los jóvenes y adolescentes gallegos: análisis de la situación actual y claves para la prevención”.

El objetivo de este trabajo, que coordinará el profesor de la USC Antonio Rial Boubeta a lo largo de los próximos seis meses, es obtener el mejor conocimiento posible de la incipiente problemática del mundo del juego y del videojuego y tratar de identificar las claves para poner en marcha un plan de acciones preventivas adecuadas y adaptadas a la realidad actual ya que desde hace años no existen trabajos serios que aporten una fotografía real de la sociedad.

Con el estudio se pretende dar una evidencia científica a la problemática y no demonizar al sector del juego, según han anunciado sus impulsores, y desean explicar, con los datos extraídos, "el uso que los adolescentes gallegos hacen de los videojuegos y de los juegos de apuestas”; además, han subrayado que se podrá entender mejor el “por qué”, ya que incorporarán a la lectura científica el enfoque cualitativo de Focus Groups, colaborador del proyecto.

José María Arias, presidente de la Fundación Barrié, ha señalado que “la articulación de una respuesta eficaz e integral al problema debe venir precedida por un conocimiento objetivo y preciso de la realidad social, que tan sólo se puede alcanzar mediante la obtención de datos fiables de la prevalencia del problema y la identificación de las variables que están en la base del mismo, los contextos, las motivaciones, así como los perfiles y actores sociales”.

Antonio López Díaz, rector de la Universidad de Santiago de Compostela, ha dicho que “en la actualidad en la Universidad de Santiago de Compostela estamos concienciados con el análisis y la prevención de cualquier tipo de práctica que pueda derivar en una adicción entre la juventud”, y ha destacado que desde el plano digital se están “formando escenarios en donde se pueden dar las condiciones, potencialmente idóneas, para que las apuestas o los juegos en línea puedan ser un problema para nuestra juventud”.

En ese sentido, el rector de la USC, ha destacado que el “hecho de demostrar habilidades, competir y llegar a sentirse ganadores puede suponer que una práctica habitual se convierta en una adicción, por lo que es importante observar constantemente, analizar, detectar los peligros, señalarlos y trabajar con los colectivos que potencialmente están más expuestos".

El estudio se realizará entre los meses de octubre de 2021 y marzo de 2022 y se convertirá en el trabajo realizado de mayor peso hasta la fecha ya que son todavía muy pocos los estudios que han abordado esta temática en España, ya que en el caso de los videojuegos no existen informes de los hábitos de uso de los menores desde el año 2010 ni se aportan cifras oficiales acerca de su posible impacto a nivel emocional, de salud mental y salud en general o de convivencia.

Tampoco se conoce, ha afirmado Rial Boubeta, qué porcentaje de niñas y niños podrían estar incumpliendo el PEGI (Pan European Game Information), es decir, un sistema de clasificación europea del mundo del videojuego, en donde figuran las edades a las que no está recomendado jugar a determinados productos de entretenimiento, según la normativa europea. 

Comentarios