jueves 20/1/22
Transplantes

Primer trasplantado cardíaco de Galicia, un hombre que sobrevivió a los suyos

El primer trasplantado cardíaco de Galicia, Antonio Peñas, ha confesado, en una entrevista con EFE, que se encuentra "muy bien del corazón", aunque reconoce que echa de menos a su familia, a la que ha sobrevivido.

El primer trasplantado cardíaco de Galicia, Antonio Peñas, ha confesado, en una entrevista con EFE, que se encuentra "muy bien del corazón", aunque reconoce que echa de menos a su familia, a la que ha sobrevivido.

 

El Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC) ha celebrado hoy el veinticinco aniversario del primer trasplante de corazón de la Comunidad, que se realizó en abril de 1991, diez años más tarde que el primer trasplante renal y tres antes que la primera intervención hepática de este tipo, mientras que la pulmonar se hizo esperar hasta 1999. Antonio Peña, que tiene 85 años, fue el protagonista de aquella novedosa y exitosa operación que se produjo a raíz de una rara enfermedad que padecía y que solventó con sesenta años gracias a un trasplante.

 

Recuerda que "estaba en casa" cuando lo llamaron del CHUAC, o como lo conocen los veteranos de la ciudad, "la Residencia", y le dijeron que "podía haber un corazón", pues "un chico de veintidós años había muerto en Valladolid" y podría ser compatible. "Me extrañó que me llamaran, no estaba ni arreglado.

 

Me afeité, me arreglé y me vine para la Residencia. Me metieron en un baño para desinfectarme. Le pregunté al doctor Hermida si había corazón y me dijo que de momento no se sabía", comenta. Entonces le entraron dudas médicas, pues preguntó cómo una persona fallecida podía dar un corazón, pero los médicos le aclararon, según recuerda, que "la muerte era solo cerebral, que el corazón seguiría vivo mientras le llegase sangre".

 

Peña ni siquiera fue consciente del momento en que se sometió al proceso, pues llevaba casi una semana en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) cuando se lo confirmaron los doctores. "Llevaba cuatro o cinco días en la UCI y le pregunté al doctor cuándo me operarían. Me dijo que ya estaba operado.

 

A los quince días me mandaron para casa con un médico y una enfermera para ponerme el suero y hasta hoy", detalla. "Fue la alegría más grande que llevé en mi vida", continúa en una jornada en que todos han querido compartir unos instantes con él porque vuelve a ser protagonista.

 

Tras la operación fue al CHUAC en varias ocasiones para fomentar la donación, que considera fundamental, y recuerda con humor la pregunta que le realizó otra persona que se iba a someter a una intervención quirúrgica: "¿Después del trasplante podré beber un vasito de vino?", explica. "He venido aquí a animar a alguno, a decirle que mirase qué bien estaba yo. No podía ni andar sin agarrarme a mi mujer y después ya podía hacer vida normal", continúa.

 

Pero no todo son buenas noticias para este pionero, que llevaba 63 años de feliz matrimonio cuando perdió a su esposa tras una cadena de infortunios. "Mi vida es un poco mala. Me murió un hijo de accidente, luego me murió el otro y hace tres años murió mi mujer. De cuatro, solo quedé yo. Contaban con que muriese yo y ahora quedé solo", argumenta.

 

Sigue adelante "con muchos medicamentos" y espera continuar así mientras le da vida al corazón de un joven que falleció hace más de dos décadas. "Me voy encontrando bien, no estoy contento porque me faltan los seres más queridos, pero del corazón me voy encontrando muy bien. Puedo subir escaleras y bajarlas", concluye.

Primer trasplantado cardíaco de Galicia, un hombre que sobrevivió a los suyos
Comentarios