lunes. 17.06.2024

El Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC) ha implantado el primer corazón artificial de última generación de Galicia a un paciente, el coruñés Juan Carlos Agustín Espasandín, con insuficiencia cardíaca refractaria:

 

"Tuve miedo cuando me lo propusieron, pero no me lo pensé". El pasado 7 de octubre el equipo de Cardiología del CHUAC intervino a Juan Carlos, de 38 años y natural de Vimianzo (A Coruña), que ya ha recibido el alta y actualmente permanece en el hospital de pacientes para evitar largos desplazamientos hasta su casa, a unos 70 kilómetros.

 

Los médicos que lo operaron y personal de enfermería han presentado hoy en rueda de prensa este dispositivo, que llevan 7.000 personas en el mundo, seis en España -4 implantados en Navarra, uno en Valencia y este último en A Coruña-, y que cuesta al año 90.000 euros, cantidad similar a la que implicaría un trasplante de corazón, explica José Joaquín Cuenca, jefe de Cirugía Cardíaca.

 

Dicho mecanismo es el más avanzado de los disponibles en la actualidad y de los de menor tamaño, de patente americana denominado HeartWare HVAD, se puede cargar incluso en el coche, funciona como un apoyo mecánico al corazón insuficiente y resulta eficaz para restablecer el flujo de sangre normal al resto del organismo.

 

El dispositivo, de duración indefinida, consta de una bomba que se implanta en el tórax y que, mediante dos motores, hace circular la sangre del ventrículo izquierdo a la arteria aorta, conectada por un cable a través de la piel a un pequeño ordenador externo, que se alimenta de dos baterías recargables -de cuatro horas de duración-, o de una batería y corriente de la red eléctrica.

 

En el caso de Juan Carlos, que sufre insuficiencia cardíaca refractaria desde hace seis años, lo que le provocaba constantes ingresos hospitalarios por el deterioro grave de la capacidad de bombeo del corazón, se descartó un trasplante, la primera opción que se barajó, porque presentaba una elevación severa de la presión arterial pulmonar.

 

Como única alternativa terapéutica se presentó entonces la implantación de este dispositivo, en realidad medio corazón artificial porque sustituye a su ventrículo izquierdo, que se prolongó durante algo más de tres horas, si bien el equipo médico no descarta en unos meses reconsiderar el trasplante para este paciente porque es la "mejor opción", añade la médico Marisa Crespo.

 

"He mejorado bastante", resume Juan Carlos su estado pese a ser muy reciente la operación, hace poco más de veinte días, y ante el inminente regreso a su casa este fin de semana. La expectativa del equipo médico es que "pueda desarrollar una actividad vital totalmente normal" -la supervivencia supera el 80%- con la única limitación del dispositivo relativa al baño, pues la línea de drenaje al exterior no se puede mojar, indica el jefe del Servicio de Cirugía Cardíaca.

 

Juan Carlos y su esposa han aprendido el manejo del aparato, dotado además de alarmas para avisar de cualquier incidencia, pero cuando los médicos plantearon a este coruñés esta única alternativa sintió "un poco de miedo", reconoce ante los periodistas. Dice que lo "tenía claro" pero matiza que al principio "claro, claro, no", si bien decidió ponerse en manos de los médicos.

 

"Esperemos que mi vida sea ahora mucho mejor que antes, que era muy limitada", añade, pues ahora ya no se cansa tanto al caminar, una de las pocas actividades que ha empezado a realizar. El director de Procesos Asistenciales de la Gerencia de Gestión Integrada de A Coruña, Ramón Ares, ha expresado su reconocimiento y agradecimiento a todos los profesionales que han participado en esta intervención porque su experiencia contribuye a que el CHUAC esté "en la vanguardia del tratamiento de insuficiencia cardíaca severa".

 

De hecho, el Complejo coruñés es el referente gallego en esta especialidad, sostiene el cirujano José Joaquín Cuenca, que por su parte ha agradecido a Juan Carlos que haya confiado en ellos y ha asegurado que dicha "confianza en la técnica y el procedimiento le ha hecho mejorar y llevar las cosas muy bien". Este cirujano del CHUAC ha hecho también una llamada de atención a la sociedad para "no bajar la guardia en las donaciones" y "no caer en la tentación de que estos dispositivos nos han quitado a todos de seguir en el deseo de mantener el número de donaciones que hay en España".

Un coruñés estrena el primer corazón artificial de Galicia: "Ni me lo pensé"