sábado. 02.03.2024

El Hospital Quirón de A Coruña ha presentado hoy una habitación inteligente en la que las constantes vitales del paciente se monitorizan y controlan de forma remota, por lo que puede llegar a generar alarmas clínicas ante situaciones de riesgo que permiten al personal sanitario actuar más rápidamente.

 

Esta habitación forma parte del proyecto Holos, financiado parcialmente por el Ministerio de Economía a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) mediante el programa Feder-Interconecta Galicia de 2013. En este proyecto, dirigido por la Unidad de Ingeniería Biomédica del departamento de I+D+i y docencia de Grupo Hospitalario Quirón, han participado empresas gallegas de tecnología como Sivsa, Gradiant e Ictel.

 

Con esta habitación inteligente, el equipo médico recibe de forma remota información sobre el estado del paciente como las frecuencias respiratoria y cardiaca, la agitación durante el sueño, posibles caídas, temperatura y humedad de la habitación, a través de sensores instalados en paredes y techo, explica el centro hospitalario. Estos datos se envían a un terminal ubicado en el control de enfermería de la planta que, mediante un sistema inteligente de alarmas, es capaz de analizarla y de avisar si es necesaria una atención inmediata.

 

De esta manera, el personal puede prever qué material o fármacos necesita cuando acude a la habitación. Esta monitorización remota mediante sensores no sólo aporta al paciente mayor comodidad y al personal clínico más información, sino que, además, minimiza los riesgos en el caso de pacientes infecciosos, en aislamiento o inmunodeprimidos. Los sensores que se han implantado en el techo son los de frecuencia respiratoria y cardiaca, que miden el número de pulsaciones y respiraciones por minuto mediante una tecnología denominada Ultra WideBand (UWB), hasta ahora solo utilizada en el ámbito militar.

 

También se ha instalado un sensor de profundidad, basado en imágenes infrarrojas, que detecta la presencia o no en la cama del paciente y es de importancia en aquellos casos en los que se requiere reposo. Otro de estos mecanismos es el inercial, que mide la agitación durante el sueño del paciente, la deambulación por la habitación y las caídas que pueda experimentar; y finalmente el ambiental, que informa de la temperatura y humedad relativa del aire, variables que pueden afectar en cierto tipo de patologías.

 

El equipo médico que ha presentado el proyecto hoy en A Coruña ha estado formado por el doctor Pedro Rico, director territorial País Vasco-Galicia del Grupo Hospitalario Quirón-IDC Salud; Diego García Trigo, director de Sanidad de Sivsa, y Benigno Rosón Calvo, subdirector de Sistemas y Tecnología de la Consellería de Sanidad. Rico ha destacado la mejora en la calidad asistencial del paciente que supone este proyecto, mientras que García se ha centrado en el objetivo de "poner las últimas tecnologías al servicio del paciente para conseguir una mejora en la calidad de vida, contribuyendo asimismo a la eficiencia del sistema sanitario".

Un hospital coruñés ofrece una habitación que controla al paciente en remoto