viernes. 21.06.2024

Moderna ha establecido el año 2030 como fecha límite para ofrecer una serie de vacunas que proporcionarán un avance significativo en el tratamiento de enfermedades comunes. El director médico de la empresa, Paul Burton, declaró al periódico británico "The Guardian" que para fines de la década, tendrán una vacuna contra el cáncer y otras vacunas para enfermedades cardiovasculares.

La compañía presentó recientemente su programa de actualización de vacunas basado en tecnología ARNm a corto plazo. En particular, para tratar diferentes tipos de tumores oncológicos, Moderna dispone de un compuesto que se utilizará en combinación con la inmunoterapia 'keytruda' elaborada por MSD. La vacuna busca alertar al sistema inmunológico sobre la presencia del cáncer para atacarlo sin afectar células sanas. La primera fase del ensayo fue autorizada por la FDA en febrero de este año y los resultados preliminares son alentadores.

En la jornada de presentación de Moderna también se informó sobre el desarrollo de nuevas terapias de ARNm para enfermedades cardiovasculares autoinmunitarias y enfermedades raras, incluida la primera vacuna bacteriana de la compañía contra la enfermedad de Lyme y una candidata a vacuna contra el norovirus. Además, la empresa está trabajando en una vacuna contra el virus respiratorio sincitial (VRS) y una vacuna contra la gripe estacional.

Según Stéphane Bancel, director ejecutivo de Moderna, su plataforma de ARNm ha revolucionado la medicina y seguirá impactando en la salud mundial. La compañía se muestra confiada en su capacidad para desarrollar rápidamente vacunas seguras y eficaces para abordar necesidades críticas no satisfechas.

Moderna pone fecha a la vacuna contra el cáncer