lunes. 22.04.2024

El Hospital Universitario Vall d’Hebron ha llevado a cabo un doble hito en el ámbito del trasplante pulmonar. Por primera vez se ha trasplantado un pulmón mediante una técnica mínimamente invasiva que consiste en el uso de cirugía robótica y, además, se ha creado un nuevo acceso por donde sacar los pulmones enfermos e introducir los pulmones nuevos. Concretamente, la nueva vía de acceso se ha obtenido por la parte inferior del esternón, mediante una incisión de ocho centímetros, justo por encima del diafragma. Así, por primera vez no se ha tenido que hacer una gran apertura separando costillas y abriendo el tórax, que hasta ahora era la única opción disponible. Esta operación pionera se realizó en un hombre de 65 años que necesitaba el trasplante de un pulmón a causa de una fibrosis pulmonar y que se hizo gracias a la intervención multidisciplinaria de profesionales del Servicio de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar, del Servicio de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor, del Servicio de Cirugía Cardíaca y de Enfermería de trasplantes.

El trasplante pulmonar consiste en sustituir uno o dos pulmones enfermos por otros de sanos. En general, esto pasa cuando hay una enfermedad que comporta una insuficiencia respiratoria crónica grave y progresiva. Los trasplantes pulmonares se iniciaron en 1981 en California. En Cataluña, este tipo de intervención se desarrolla de forma exclusiva en el Hospital Universitario Vall d’Hebron tanto para niños como para adultos. Desde el inicio del programa, en Vall d’Hebron se han realizado más de 1.556 trasplantes pulmonares.

“Hoy nos sentimos orgullosos porque presentamos una técnica pionera realizada desde el sistema de salud de Cataluña que contribuye a la mejora clínica de todos los pacientes a nivel internacional” destaca Manel Balcells, consejero de Salud. “Presentamos una nueva técnica en la cirugía pulmonar que supone un adelanto a nivel internacional y mundial. Lo hacemos junto a Xavier, el primer paciente trasplantado con cirugía robótica y con una nueva vía de acceso menos invasiva y que permite una recuperación más rápida”. Manel Balcells también afirma que Vall d’Hebron “es centro de referencia de 10 millones de personas para el trasplante pulmonar: Cataluña, Aragón y Baleares. Como sistema público contribuimos a las mejoras en las prácticas clínicas mundiales que mejoran el bienestar de los pacientes”.

“El gran problema de abrir el tórax cuando se hace un trasplante pulmonar es que es un abordaje muy agresivo con un postoperatorio muy delicado”, explica el Dr. Albert Jauregui, jefe del Servicio de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar del Hospital Universitario Vall d’Hebron. En todo trasplante, para evitar que la persona rechace los nuevos órganos hay que suministrar una medicación que deprime el sistema inmunológico de por vida, con lo cual el riesgo de infección postoperatoria siempre es muy alto. En algunos casos la infección se acaba produciendo y la herida no se cierra adecuadamente (cuando se trasplantan los dos pulmones la apertura que hay que hacer es de unos 30 centímetros, de lado a lado del tórax). En algunos casos en los que la herida no cierra por culpa de una infección, hay que volver a operar a la persona para controlar la infección. Hay que pensar, además, que los pacientes que necesitan un trasplante de pulmón son personas con insuficiencias respiratorias crónicas por las que un simple movimiento como ir al baño puede resultarles extenuante. Por lo tanto, una cirugía tan agresiva como la que se ha hecho siempre les suponía muchas consecuencias negativas. Ahora, el paradigma ha cambiado: “Esta nueva técnica quirúrgica nos permite cortar únicamente un tramo pequeño de piel, grasas y músculos, una herida que cicatriza con facilidad, mucho más segura y que en este primer paciente prácticamente no ha producido dolor. Se trata de un hito histórico que creemos que mejorará la vida de miles de pacientes”, asegura el Dr. Albert Jauregui.

Hacía tiempo que los y las profesionales del Servicio de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar del Hospital Universitario Vall d’Hebron planeaban introducir la cirugía robótica en el trasplante de pulmón, una innovación que solo tiene un precedente, a pesar de ser menos ambicioso, en los Estados Unidos, en el Hospital Cedars-Sinai de Los Angeles. Este centro el año pasado utilizó por primera vez la cirugía robótica en una parte del trasplante de pulmón, en el momento de suturar el pulmón nuevo a la vía aérea y a los grandes vasos del receptor, pero el resto de la operación se hizo de manera tradicional y la introducción del pulmón se hizo como siempre entre las costillas.

“En Vall d’Hebron hacía tiempo que pensábamos en cómo podíamos hacer que esta cirugía tan agresiva fuera menos invasiva, pero siempre nos encontrábamos con la misma problemática: no se nos acudía por dónde podíamos sacar el pulmón enfermo e introducir el nuevo”, explica el Dr. Albert Jauregui. Hasta que, “finalmente, al Dr. Iñigo Royo Crespo, especialista del Servicio de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar, se le acudió explorar una vía de acceso que se utiliza para operar el cáncer de pulmón y el timus: la cirugía subxifoide”.

Vall d’Hebron realiza el primer trasplante pulmonar completamente robótico del mundo