sábado. 13.08.2022

Ginés Morata y Ángel Carracedo, Premios Nacionales de Genética

El vicedirector del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa-CSIC, Ginés Morata, y el experto en genética, Ángel Carracedo, han sido galardonados con los Premios Nacionales de Genética en sus modalidades básica y aplicada, respectivamente.

El vicedirector del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa-CSIC, Ginés Morata, y el experto en genética, Ángel Carracedo, han sido galardonados con los Premios Nacionales de Genética en sus modalidades básica y aplicada, respectivamente. Los premiados recibirán el premio esta tarde durante la clausura del XL Congreso de la Sociedad Española de Genética que se ha celebrado en la Universidad de Córdoba y que ha contado con la presencia de 165 investigadores de siete disciplinas.

 

El jurado ha premiado a Ginés Morata (Rioja, Almería; 1945) por su estudio sobre los mecanismos genéticos que hacen que los genes construyan y asignen las identidades de las diferentes regiones de un cuerpo, y por el descubrimiento del mecanismo defensivo de competición celular, por el que las células contiguas acaban con las que crecen a mayor ritmo y pueden causar problemas al organismo.

 

En el caso de Ángel Carracedo (Santa Comba, A Coruña; 1955), el jurado ha valorado, entre otros méritos, las técnicas que este catedrático de Medicina Legal ha desarrollado en el campo de la genética forense y que han servido para, entre otras cosas, esclarecer casos de gran impacto social. En una rueda de prensa celebrada horas antes de la ceremonia, Morata ha mostrado su satisfacción por el premio y ha recordado que la competición celular fue descubierta en 1975 por un equipo de investigadores españoles de los que formaba parte.

 

Morata ha explicado que esta competición celular "es un mecanismo de defensa que tenemos todos los integrantes del reino animal". "Siempre habrá células mutantes en nuestro organismo, en teoría tenemos millones de células cancerosas, pero estamos sanos. Esto es así porque el mecanismo de defensa de la competición celular identifica estas células anómalas y evita su proliferación".

 

El premio Príncipe de Asturias de 2007 también se ha referido a la situación actual de la investigación científica y ha advertido que es necesario que "la sociedad española asuma que el porvenir en el siglo XXI depende de su tradición científico-técnica y el país que no lo desarrolle va a quedar atrasado".

 

"La ciencia básica tiene una importancia social tremenda: el premio Princesa de Asturias reconoce en 2015 una investigación en torno a un sistema denominado Crispr-Cas que tendrá una implicación en la sociedad será tremenda".

Ginés Morata y Ángel Carracedo, Premios Nacionales de Genética
Comentarios