domingo 9/5/21

Intento de estafa para cobrar por vacunas en una residencia de Teo (A Coruña)

El centro sociosanitario Los Ancárgeles, de Teo (A Coruña), ha vivido un intento de estafa, que investiga la Guardia Civil, tras recibir una llamada en la que alguien avisaba de que pasarían a administrar las vacunas contra la covid-19 y que el operativo conllevaba un coste.

El centro sociosanitario Los Ancárgeles, de Teo (A Coruña), ha vivido un intento de estafa, que investiga la Guardia Civil, tras recibir una llamada en la que alguien avisaba de que pasarían a administrar las vacunas contra la covid-19 y que el operativo conllevaba un coste. La Guardia civil del Puesto Principal de Milladoiro–Ames tuvo conocimiento de estos hechos el pasado día 17, informa un comunicado, mediante la denuncia de un supuesto fraude que, sea como fuere, se quedó en grado de tentativa.

 

Los hechos fueron denunciados por una representante de la residencia, que contó que a las diez y media de la noche del día 16 habían recibido una llamada en nombre de una “administración de sanidad” informándoles de que en 25 minutos irían a administrar vacunas a los usuarios. Durante la llamada, que fue atendida por una trabajadora del centro, se le preguntó si alguno de los responsables del centro se encontraba en ese momento allí. Para dar credibilidad al asunto, el interlocutor aportó multitud de datos sobre el envío y número de vacunas a administrar en la residencia, que resultó coincidir con el número de residentes.

 

El presunto estafador también facilitó datos relativos a la directora del centro, como por ejemplo su nombre, simulando además en el transcurso de la conversación estar hablando simultáneamente con la directora de ese geriátrico. Esta persona informó de que el coste de las vacunas alcanzaba los 2.400 euros y que el pago de dicha cantidad habría de hacerse a través de “FEDEX EXPRESS”, con un número de autorización que le facilitaron.

 

El estafador se identificó en la conversación como Alejandro Salazar y tenía "acento sudamericano", indica la Benemérita en su nota, sin poder aportar ninguna otra característica relativa a esta persona. El número de teléfono desde el que se recibió la llamada llevaba el prefijo +1, "que puede corresponderse a Canadá, Estados Unidos o Puerto Rico". La trabajadora, finalmente y ante la sospecha de una posible estafa logró contactar con la directora para advertirla de lo sucedido. Se dio inicio así a una investigación remitiendo las diligencias instruidas hasta el momento en el juzgado de guardia.

Comentarios