viernes. 21.06.2024

La directora general de Producción Agropecuaria, Patricia Ulloa, ha afirmado hoy en el Parlamento que no será posible la erradicación total de la avispa asiática y que será preciso convivir con ella. No obstante, informó en comisión a preguntas de los grupos parlamentarios de que los equipos establecidos por la administración para combatir esta especie invasora han retirado un total de 376 nidos y capturado mediante trampas a 9.933 obreras.

 

Ulloa ha citado estudios realizados en Francia, país europeo que recibió los primeros ejemplares, para señalar que el objetivo es minimizar los estragos que la avispa pueda provocar en las colmenas autóctonas y explicó que no significan un problema de salud pública, ya que no son más peligrosas que las autóctonas. Además, apuntó que se trata de una especie que coloniza terrenos por debajo de los 400 metros, donde se ha registrado la mayor parte de su presencia, mientras que la mayor parte de las colmenas gallegas están situadas normalmente en zonas más altas, de las montañas de Lugo y Ourense.

 

La representante de la Consellería de Medio Rural respondió, entre otros, al diputado de AGE Juan Manuel Fajardo, quien alertó de que hay estudios que avisan de la posibilidad de que la asiática pueda llegar a sustituir a la especie autóctona en el entorno de 2020. El parlamentario denunció que los trabajos de erradicación de los nidos se realizan "en horario de oficina", de manera que cuando se retira el nido no está tan ocupado como en horario nocturno.

 

A ello respondió Ulloa que la reina, que tiene capacidad para originar nuevos nidos, permanece en el interior, por lo que la retirada diurna es efectiva y, además, cuando se retira se instalan trampas para recuperar también el mayor número de obreras. La responsable de Producción Agropecuaria subrayó que existe un protocolo específico establecido con este fin, en el que se comenzó a trabajar en el otoño de 2013, con participación de técnicos de diversos departamentos, y que fue una realidad en febrero de este año, después de que participaran y se introdujeran las observaciones de "todos los agentes del sector".

 

Informó de que estas líneas de actuación establecen vigilancias activa y pasiva y acciones formativas. La vigilancia pasiva permite la recepción de los avisos por parte de los ciudadanos, que han ascendido a 1.702, de los que 614 fueron confirmados, y la activa es la realizada por los propios equipos, en las zonas con más población y donde también se instalan trampas. En cuanto a los ataques a las abejas, rechazó que hubiese peligro de sustitución de especies y cifró en 14 los ataques registrados a colmenas.

 

Dijo que el protocolo está "funcionando bien", que el 90 por ciento de los avisos son cerrados y no queda pendiente su respuesta, y señaló como momentos de mayor atención la primavera, cuando las reinas salgan del invierno y puedan crear nuevos nidos y en concreto también los meses de mayo a octubre, para la captura de obreras. Previamente, la comisión parlamentaria rechazó una proposición no de ley del BNG en la que demandaba un plan de actuación, solicitud que fue tumbada por el PP, al considerar que lo que solicitaban los nacionalistas ya lo está haciendo la administración.

La Xunta considera que la avispa asiática no se podrá erradicar