sábado 23/10/21

Los padres de Andrea dicen que su recuerdo "vivirá" y que se fue "sin sufrir"

Los padres de Andrea, la niña de 12 años con una enfermedad rara e irreversible para la que la familia solicitó una muerte digna, han señalado que su hija, que hoy falleció, "se ha ido en paz y con tranquilidad, sin sufrir" y que su recuerdo, ahora, ya "vivirá para siempre" en sus corazones.

Andrea, la niña de 12 años con una enfermedad rara e irreversible para la que sus padres pedían una muerte digna, ha fallecido hoy y su caso ha reabierto el debate sobre la actuación correcta del personal médico ante situaciones de pacientes que sufren una dolencia incurable, como la de esta menor. Estela Ordóñez y Antonio Lago, los padres de esta pequeña, son un matrimonio gallego que emprendió una lucha que acabó cuando a su hija mayor se le quitó la alimentación artificial que recibía por gastrostomía, en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) en el que ha estado ingresada la paciente.

 

Los dos empezaron a despedirse de Andrea el pasado 9 de junio, cuando ingresó de urgencia en este centro médico, puesto que están convencidos, así lo han reflejado en un comunicado remitido este viernes a la prensa, de que ahí comenzó el verdadero desenlace de esta chiquilla, cuyo caso ha tomado incluso un cariz internacional. Estela y Antonio han agradecido en su nota el apoyo de quienes "en estos días tan difíciles" han estado a su lado, porque de lo contrario "este final hubiera sido, sin duda, aún más duro".

 

Entre sus agradecimientos, han citado a medios de comunicación, al juzgado de familia, al Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga), a la Fiscalía y al personal del hospital, así como a diferentes asociaciones. "A todos vosotros, en estos momentos, nuestra más sincera gratitud", han dicho los padres de Andrea, quienes han pedido despedirse de su hija "en familia", y que "este último adiós" se realice en la más estricta intimidad, en compañía de los allegados y seres queridos.

 

El juzgado de primera instancia número seis de Santiago, encargado del ya llamado caso Andrea, comunicó esta tarde el archivo de la causa con un auto en el que elogia "la entereza" de los padres de esta niña y agradece, igualmente, la "profesionalidad" de los médicos. El magistrado Roberto Soto alaba en esta resolución la "profesionalidad y absoluta colaboración" del actual médico responsable de la asistencia a la pequeña y del jefe del servicio de Pediatría del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), donde la niña estaba ingresada.

 

El gerente del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), Luis Verde, ha expresado hoy, asimismo, el máximo respeto hacia la familia de Andrea. "Vamos a ser extraordinariamente respetuosos con la familia y máxime en estos momentos", apuntó Verde en declaraciones a los medios de comunicación tras asistir a la firma de un convenio de Docencia Clínica. "Hemos vivido un episodio difícil para los padres por parte del hospital y hablo también en nombre del Servicio de Pediatría", abundó.

 

La Asociación de Pacientes y Usuarios del CHUS, que ha seguido muy de cerca este asunto, ha criticado las decisiones de mantener la vida "a ultranza" ante aquellos panoramas en los que este "dogma" carece de sentido alguno y donde no ha lugar a un encarnizamiento terapéutico. Ha lamentado esta organización en una nota el "camino de padecimiento, soledad y silencio" por el que deambuló la familia de Andrea y ha loado el "esfuerzo y la determinación" que han mostrado tanto Estela como Antonio, pese al "deterioro físico y psicológico" que siempre supone bregar contra la adversidad.

 entos,

Comentarios