miércoles 25/5/22

Sindicalistas niegan la intención de "hacer daño" a Rueda o a otras personas

Dos sindicalistas que fueron arrestados antes del pleno en el que Agustín Hernández fue elegido nuevo alcalde de Santiago, el tercero en esta legislatura, han rechazado hoy tener la intención de "hacer daño" al secretario general del PPdeG, Alfonso Rueda, así como a cualquier otra persona.

Dos sindicalistas que fueron arrestados antes del pleno en el que Agustín Hernández fue elegido nuevo alcalde de Santiago, el tercero en esta legislatura, han rechazado hoy tener la intención de "hacer daño" al secretario general del PPdeG, Alfonso Rueda, así como a cualquier otra persona. Las detenciones se produjeron el 8 de julio de 2014, después de que el secretario de organización de la CIG en Compostela, Renato Nunes, y el coordinador de la Federación Rural Galega (Fruga), Manuel Dacal, rompiesen, supuestamente, el cordón de seguridad para salir corriendo detrás del vicepresidente de la Xunta y número dos de los populares gallegos, quien asistió a esta toma de posesión.

 

En esa jornada, cuando Alfonso Rueda se disponía a acceder a las dependencias municipales, los dos hombres fueron arrestados bajo la acusación de saltar las vallas que delimitaban el perímetro de la protesta que se celebraba en el exterior, con una distancia de 150 metros del Pazo de Raxoi, por lo que fueron detenidos por los agentes mientras sus compañeros coreaban "libertad". Al estar llamados hoy a prestar declaración por estos hechos, Nunes ha señalado a la prensa ante los juzgados compostelanos, y con carácter previo a prestar testimonio, que esto es un "despropósito absoluto", porque él decidió dejar la acción reivindicativa para dirigirse a su puesto de trabajo, y, atravesando el Obradoiro, sufrió "el placaje de tres policías que pensaban que tenía la intención de hacer daño a una autoridad que pasaba por allí".

 

En ningún momento fue esa su voluntad, ha remarcado, "y mucho menos a Rueda", ha enfatizado, puesto que el número dos del PPdeG y él comparten "cafetería", dado que el edificio central de su sindicato está al lado de la sede principal del Partido Popular en Galicia.

 

"Lo tengo mucho más fácil, si quisiese hacerle daño, (hacerlo) en el bar que compartimos... lejos de las cámaras y de la parafernalia de la policía. Así que, evidentemente, no se sostiene que hubiese intencionalidad", ha subrayado. Por ello, atribuye su detención a que es una persona conocida por la policía por haber interpuesto una veintena de denuncias contra agentes de la autoridad basadas en "actuaciones irregulares", algo que hizo ese mismo día, porque tres policías no iban correctamente identificados. "A mi modo de ver fue un escarmiento por las continuas denuncias", ha interpretado.

 

Manuel Dacal ha lamentado este episodio y ha demandado "igual trato" para ellos que el recibido por la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, quien ha visto cómo se archivaba la causa por el incidente de tráfico que protagonizó en el mes de abril de 2014. "Cuando menos tendrán que archivar esta denuncia, y que se nos trate igual aunque no seamos tan guapos", ha manifestado sarcástico.

 

El portavoz municipal del BNG en Compostela, Rubén Cela, que ha protagonizado hoy una protesta en los juzgados, ha asegurado que esta denuncia se enmarca en una "estrategia global de amedrentar a la sociedad para que no reivindique sus derechos". "Aquel día lo que había era una concentración absolutamente pacífica y simbólica" contra un gobierno "ilegítimo" al estar conformado "por una mayoría de concejales no electos". 

 

Sindicalistas niegan la intención de "hacer daño" a Rueda o a otras personas
Comentarios