viernes. 27.01.2023

Tres años de cárcel a una mujer que portaba droga y provocó un aterrizaje

La sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago, ha condenado a tres años de cárcel y al pago de una multa de 55.327 euros a una mujer que viajaba desde la República Dominicana a Milán con 55 cilindros de cocaína en el interior de su cuerpo.

La sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago, ha condenado a tres años de cárcel y al pago de una multa de 55.327 euros a una mujer que viajaba desde la República Dominicana a Milán con 55 cilindros de cocaína en el interior de su cuerpo. La acusada provocó un aterrizaje forzoso en Lavacolla tras quedarse inconsciente en el vuelo como consecuencia de la rotura de uno o varios de los recipientes que contenían la droga.

 

Una vez desembarcada en Santiago, fue trasladada en ambulancia al Hospital Clínico Universitario, donde fue intervenida al advertirse radiológicamente la presencia de cuerpos extraños en su organismo. La cocaína que extrajeron de su vagina y aparato digestivo alcanzaría un precio de venta en el mercado ilícito de 52.368 euros, según indica el tribunal en la sentencia. Los policías que acudieron al hospital recogieron los efectos personales de la paciente y entre ellos su bolso, en cuyo interior estaban tres cilindros que había expulsado en el avión.

 

El valor de venta de la sustancia que contenían sería de 2.958 euros. La defensa de la sospechosa cuestionó la jurisdicción de los tribunales españoles para enjuiciar los hechos. La Audiencia, sin embargo, indica en el fallo que es competente porque "la conducta de portar droga se desarrolló, entre otros lugares, en el territorio español y en el municipio de Santiago".

 

Los magistrados rechazaron tener en cuenta la atenuante de confesión, pues explican que el reconocimiento de los hechos fue "tardío" y que no aportó nuevos datos a la investigación. Así, subrayan que las pruebas ajenas a la declaración de la imputada sobre la tenencia de la droga son "clamorosas" y que no ofreció "ningún dato concreto sobre la identidad o circunstancias de quienes le proporcionaron la droga o de sus destinatarios".

 

El tribunal tampoco tuvo en cuenta la atenuante de drogadicción. "Consumos esporádicos no equivalen a una grave adicción, lo que también es coherente con que desde su ingreso en prisión no haya recibido tratamiento por tal supuesto grave problema, como expresó", subraya la Audiencia.

Tres años de cárcel a una mujer que portaba droga y provocó un aterrizaje
Comentarios