jueves 28/10/21

Tanxugueiras: Es esperanzador que quieran para Eurovisión algo como nosotras

Ni son baladistas ni tocan "ese pop que llevamos escuchando desde hace años", pero aún así Tanxugueiras se han erigido favoritas de una célebre porra para representar a España en Eurovisión con su fórmula de trío femenino y empoderado que canta en gallego un folk con explosivos arreglos actuales.

tanxugueiras

Ni son baladistas ni tocan "ese pop que llevamos escuchando desde hace años", pero aún así Tanxugueiras se han erigido favoritas de una célebre porra para representar a España en Eurovisión con su fórmula de trío femenino y empoderado que canta en gallego un folk con explosivos arreglos actuales.

"Es un flipe y un rayo de esperanza que a los eurofans, que son muy de lo de siempre, les guste algo como nosotras, que cantamos música tradicional en gallego", afirman en una charla con Efe, tras ser las ganadoras de "La elección interna", la encuesta que organiza anualmente la web especializada Eurovision-Spain.

La noticia la han recibido con "extrañeza, alegría y cautela". "Sabemos que es una encuesta, pero la lectura que hacemos es que hemos llegado más allá de Galicia a pesar de todo", señalan orgullosas al ver cumplida una de sus metas: "Llevar esta música donde no tenía cabida".

"Hay quien dice que con las lenguas cooficiales no se llega a ningún sitio. Pero nosotras hemos visto cómo con lo tuyo puedes llegar donde quieras sin copiar lo de al lado", señalan tras haber actuado en lugares como La India, Bélgica o Escocia.

Tanxugueiras (Espigas, en castellano) está integrada por las hermanas coruñesas Olaia y Sabela Maneiro y por Aida Tarrío, tres mujeres de entre 24 y 31 años que hasta hace no mucho recorrían las diversas "foliadas" (fiestas populares de baile y música), aguardando hasta altas horas de la madrugada su turno para actuar por pura diversión y, si se terciaba, a cambio de "un licor de café gratis".

"Igual tocábamos a las 7 de la mañana y aún así a la gente le gustaba", recuerdan divertidas estas mujeres con "xeito", el equivalente al "duende" andaluz o, más adecuadamente, esa "magia de conocer la forma de hacer algo como se tiene que hacer".

A su espalda llevaban toda la tradición de la música galega, la de las cantareiras y pandereteiras, aprendida en las miles de asociaciones infantiles que pueblan la región. "La música siempre estuvo en nosotras, pero la vida nos llevó por otros sitios", comenta el trío, ocupado por aquel entonces en carreras universitarias u oficios alejados de los escenarios.

Una inesperada oferta para actuar de forma remunerada las convenció de que quizás había futuro para ellas y así fueron profesionalizándose hasta publicar sus dos primeros discos de estudio: el homónimo "Tanxugueiras" (2018) y "Contrapunto" (2019), trabajos en los que empezaron a mostrar sus señas distintivas, con férrea actitud y un componente visual acorde en videoclips impactantes.

"Las cantareiras tenemos una forma de interpretar muy peculiar por ese derroche que tenemos que hacer para superar el sonido de la pandereta. Estamos muy vinculadas al mundo celta, pero a la vez el canto es muy ibérico, con muchas sonoridades que se parecen al flamenco", explican.

Esa fuerza inherente la aplican a favor de un mensaje feminista que está presente en sus directos y en sus temas. "Nos costó mucho empoderarnos, porque somos mujeres, pandereteiras y cantareiras. Ser pandereteira era cosa de chicas y hasta hace poco ni se nos consideraba músicas", denuncian, un prejuicio que viene de los tiempos en los que a los gaiteiros (hombres) sí se les pagaba en las fiestas, no como a ellas.

"Nos siguen muchísimas niñas y tenemos una responsabilidad de demostrarles que hay que luchar; este es un altavoz que usamos para eso, para ayudar a las que nos escriben porque quieren hacer lo mismo", insisten.

El efecto de su pequeña victoria eurovisiva ya se ha empezado a notar en el crecimiento tanto de sus seguidores en redes como en el de las reproducciones de sus temas, especialmente en las de "Figa", un explosivo cruce de tradición y modernidad que, como "Midas", el sencillo más reciente, es fruto de su encuentro con el productor Iago Pico.

"La música tradicional gallega tiene aún mucho por explotar y por exportar. Esta sonoridad la teníamos desde hacía tiempo, pero no sabíamos cómo sacarla. Con Iago salió. Somos mujeres de 2021, que escuchamos mucha música tradicional, pero también pop, rock, hip hop y trap. Sin quererlo nos sale así y no queremos cortarlo", cuentan.

Con esos mimbres preparan su tercer disco de estudio, pero también su próxima gira, que llegarán el próximo año. ¿Aceptarán además el envite que les han hecho los internautas de aspirar a representar a España en Eurovisión 2022?

"Siempre decimos que nuestro propósito es llevar nuestra música, nuestra tradición y nuestra cultura a todo tipo de palcos, sobre todo a escenarios en los que la música tradicional no tenía cabida. Ahora bien, presentarnos a Benidorm requeriría pararnos y hablar. No decimos que no a nada, ni tampoco que sí", responden cautas.

Comentarios