lunes. 17.06.2024

Los establecimientos hosteleros de la Ría de Muros Noia se llenaron de visitantes durante esta Semana Santa. Una situación que hizo que fuera casi imposible conseguir una mesa para almorzar o cenar en localidades como Portosín, Muros, Noia o O Freixo, donde muchos de los locales incluso tuvieron que rechazar más del 50% de las demandas.

Estos datos demuestran tanto la desestacionalización del destino de la Ría de Muros Noia como el aumento de los meses de temporada alta. Sebastián Valverde, gerente del Xeodestino Ría de Muros Noia, explica que "en seis años el destino de la Ría Muros Noia pasó de ser el más estacional de toda la costa española, con tan solo una temporada alta de tres semanas en el mes de agosto, a ser un destino equiparable en rendimientos a los distintos destinos costeros de Galicia. Además, la información que nos brindan los establecimientos de la zona indican que lo que era temporada media, que va desde abril a junio y los meses de septiembre y octubre, tiende cada vez más a ser temporada alta".

RiaMurosNoia1

Temporada alta de abril a octubre

Una desestacionalización que confirman desde los propios establecimientos hosteleros de la zona. Así, el Hotel de Noia logró una ocupación total durante esta Semana Santa, debido no solo a esta festividad sino a la coincidencia con las fiestas de San Marcos y con el Rally de Noia durante este mes de abril. De hecho, confirman que su temporada alta se prolongó de abril hasta octubre, con un 70% de ocupación en los meses que no son julio y agosto. En el caso del Hotel do Porto, de reciente apertura en Muros, destacan un crecimiento constante de clientes, con un 30% más en este mes de abril que en 2022 y con buenas cifras en meses como septiembre y octubre. Algo que comparten también en la Casa Peto (Outes), donde además de tener el restaurante completo en Semana Santa confirman que la temporada alta, con un 60 o 70% de ocupación, tiene lugar de abril a finales de octubre.

Joana Rodríguez, propietaria del Hotel Otantus, que abrió hace un mes en Muros, destaca que "en Semana Santa estuvimos completos todos los días", lo que supone la ocupación de nueve habitaciones para clientes de alto nivel económico. Algo similar experimenta Manuel Tomé, propietario del Chiringuito As Furnas (Porto do Son) e integrante de una familia con cuatro generaciones dedicadas a la hostelería. Asegura que, desde su apertura en 2015, "el crecimiento es exponencial, especialmente en los meses anteriores y posteriores a la temporada alta del verano". Un incremento procedente en gran parte por turistas alemanes atraídos por el surf.

ria-muros-noia-2

Nuevo tipo de turista

Esta temporada alta más prolongada viene de la mano de un nuevo perfil de turista, de mayor poder adquisitivo y con la capacidad de acercarse por la Ría de Muros Noia fuera de las tradicionales fechas del verano. "Se trata de una apuesta de los promotores de este xeodestino por un tipo de mercado más selecto y también una confirmación del buen trabajo que se viene haciendo en los últimos años para posicionar nuestra ría en los mercados más interesantes como Madrid, País Vasco y el norte de España", señala Sebastián Valverde.

Un cambio de tendencia al que también ha contribuido el Camino a Santiago por la Ría de Muros Noia y estos dos últimos Años Santos. "El propio Camino de Santiago abrió la posibilidad de atraer otros segmentos de mercado. No podemos olvidar que el Camino a Santiago por la Ría de Muros Noia fue la ruta que tuvo un mayor impacto en los medios de comunicación durante el Xacobeo 2021, lo que refuerza el destino de la Ría de Muros Noia", concluye Sebastián Valverde.

Futuro de nuevas inversiones

De cara al futuro próximo, Sebastián Valverde considera que "el Xeodestino está en el momento óptimo para replantear su estrategia. La respuesta del mercado es buena, no excelente. La rentabilidad del destino es de las mejores de toda Galicia. Por eso pienso que debemos orientar nuestra estrategia futura hacia la captación de nuevas inversiones en hostelería y servicios turísticos que nos permitan seguir creciendo.

Una situación que corrobora el propio mercado hostelero local como las Cabanas do Barranco (Outes), cuyo éxito hizo que tras las primeras construcciones llegaran las Cabanas sin Barreras, las de Broña o las de Albeida. En el caso de la Casa Zuleiro (Outes), sus buenos resultados llevaron a sus propietarios a abrir una segunda casa de turismo rural, Casa Luz de Viro, también en Outes.

La Ría de Muros Noia está de moda