viernes 22/10/21
Crimen Vigo

A prisión el detenido por el crimen de Vigo por riesgo de fuga y destrucción

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha confirmado que la prisión provisional comunicada y sin fianza que ha decretado el Juzgado de Violencia sobre la Mujer para César A.O., acusado de matar a una joven en Vigo en la madrugada del sábado, se ha acordado por posible riesgo de fuga y destrucción de pruebas.

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha confirmado que la prisión provisional comunicada y sin fianza que ha decretado el Juzgado de Violencia sobre la Mujer para César A.O., acusado de matar a una joven en Vigo en la madrugada del sábado, se ha acordado por posible riesgo de fuga y destrucción de pruebas.

 

Por el momento, abundan las fuentes, no se ha presentado acusación particular o popular, aunque el juzgado ya ha hecho ofrecimiento de acciones a la familia de la víctima como parte perjudicada. César A., de 38 años, ha comparecido esta mañana durante una hora, aproximadamente, ante el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer de la ciudad olívica, en cuya entrada estuvo arropado por familiares y allegados. Las diligencias continúan como secretas y, en su comparecencia, este hombre solo contestó a las preguntas de su defensa.

 

Por el momento, es el único sospechoso del crimen de la chica. La Policía Nacional desarrolló ayer un registro en la vivienda en la que el detenido convive con sus padres, en la zona de Candeán, en busca de pruebas, según informaron a Efe fuentes de la investigación. Aún no ha aparecido el arma blanca que supuestamente le clavó a la víctima entre ocho y diez veces, ni el teléfono móvil de la joven. César A.O. era compañero de Ana María Enjamio en la empresa Grupo Cablerías, en sus instalaciones en O Porriño (Pontevedra), en la que la víctima apenas llevaba unos meses.

 

Con ella mantuvo una breve relación sentimental a la que la chica decidió poner fin, según informaron a Efe fuentes de la investigación. Fue detenido en el hospital, donde ingresó con cortes en las muñecas y el cuello, tras autolesionarse, y fue dado de alta sobre las ocho de la tarde del domingo para, desde allí, ser trasladado a comisaría. César A. fue a la cena de empresa a la que acudió la víctima en la noche del pasado viernes, de la que se marchó Ana María con dos compañeras.

 

Una de ellas la llevó en su coche hasta su vivienda, situada en la Avenida de Madrid de la ciudad olívica, y, una vez que entró en el rellano, fue supuestamente atacada por el detenido con un arma blanca, que le clavó entre ocho y diez veces hasta producirle la muerte.

Comentarios