sábado 27/11/21
Juicio

"Canceliñas" dice que trataron bien al médico secuestrado y le pidieron perdón

Saturnino Cerezo Cancelas, alias "Canceliñas", ha alegado hoy que al médico portugués que secuestró junto con Álvaro Miguel dos Santos Barbosa lo trataron bien y que le pidieron perdón. Ambos están acusados de secuestrar en un aparcamiento de un supermercado en Arcos de Valdevez (Portugal) a un médico luso al que amenazaron para que les entregase su tarjeta de crédito y las claves y tuvieron retenido durante un día.

Saturnino Cerezo Cancelas, alias "Canceliñas", ha alegado hoy que al médico portugués que secuestró junto con Álvaro Miguel dos Santos Barbosa lo trataron bien y que le pidieron perdón. Ambos están acusados de secuestrar en un aparcamiento de un supermercado en Arcos de Valdevez (Portugal) a un médico luso al que amenazaron para que les entregase su tarjeta de crédito y las claves y tuvieron retenido durante un día. En la primera jornada del juicio contra ambos en la Audiencia de Pontevedra, en el que el Fiscal pide 28 y 25 años y nueve meses de cárcel, respectivamente, por una gira criminal que emprendieron entre octubre y noviembre de 2013, el médico ha sido uno de los testigos en declarar. Éste ha entrado en la sala de vistas guiñando un ojo a "Canceliñas" y refiriéndose en todo momento a los acusados como "Marcos y Álvaro".

 

Marcos es el segundo nombre de Cerezo Cancelas, un delincuente multireincidente en cuyo historial se incluye una fuga de la cárcel de Vigo en 1997, y que llevaba nueve meses en busca y captura tras no regresar a prisión tras un permiso penitenciario. El doctor ha relatado que "Canceliñas" entró en su coche a través de la puerta del copiloto cuando él ya estaba al volante, y que le mostró la escopeta mientras le pedía dinero. Después le hicieron sentarse en la parte trasera, acompañado de Barbosa, y le reclamaron la tarjeta de crédito y las claves. A continuación siguieron 24 horas de viaje de vuelta a España, con paradas en distintos cajeros para sacar dinero, y recibió un "trato normal" de los secuestradores, a los que dijo que no necesitaban apuntarle con el arma porque no pensaba saltar del coche en marcha. El médico ha afirmado que los delincuentes le llegaron a pedir perdón por el trance y ha señalado que tanto uno como otro, pero sobre todo "Canceliñas", inhalaban droga con frecuencia durante el trayecto.

 

En un momento en que estaban solos Barbosa y él, la víctima le propuso huir con el vehículo, que tenía las llaves puestas, pero el otro rechazó la oferta. Finalmente lo abandonaron en un monte, con unas monedas y una linterna, y con esos medios llegó a pie a una casa desde donde telefoneó a las fuerzas del orden. Antes de concluir su declaración, el médico ha indicado que no pensaba reclamar indemnización a los acusados porque no tenían dinero y eso no iba a arreglar sus problemas, pues tras el suceso necesitó asistencia psicológica.

 

Durante su turno de declaración, Álvaro Miguel dos Santos Barbosa ha afirmado que acompañó a "Canceliñas" por miedo a represalias contra su familia tras el primer acto violento que les achaca a ambos la Fiscalía, el presunto atraco de una casa en Torneiros, (O Porriño). Sobre este suceso, tanto "Canceliñas" como Barbosa han dicho que los disparos se produjeron durante un forcejeo con el propietario del inmueble, que según el primero era un traficante para el que trabajaba y al que le comunicó que no lo iba a hacer más. La versión difiere de la de los habitantes de la casa, que han declarado como testigos.

 

Tanto el hombre a quien "Canceliñas" identificó como traficante como su novia en aquel entonces han indicado que los dos asaltantes entraron blandiendo un escopeta y un cuchillo y que dispararon a dar, y que de hecho la mujer recibió un disparo en el glúteo. Los acusados se llevaron 100 euros de la cartera del hombre y tras dejarlo atado a una silla, salieron detrás de la mujer, según ha repetido también el hijo de aquél, que llegaba de comprar cerveza en una gasolinera. El abogado de "Canceliñas" ha insistido en la drogadicción de su representado y recalcado los vínculos criminales entre él y el asaltado, "vecino de toda la vida", que había sido novio de la hermana de su cliente en el pasado. Ambos acusados han negado su participación en el robo a unos empleados de una gasolinera de Tui, a la que los asaltantes acudieron en moto con la cara tapada por un pasamontañas y un casco.

 

Álvaro Miguel dos Santos Barbosa fue detenido en Vigo semanas después de liberar al médico secuestrado cuando conducía un Ford Fiesta rojo al que la Guardia Civil venía haciendo un seguimiento en Tui. Quince días más tarde se produjo la detención de "Canceliñas" cuando transitaba a pie por la carretera nacional 550 en Cesantes, Redondela. En el momento de la detención, este individuo estaba desarmado, tal y como insistió él mismo cuando fue abordado e inmovilizado por varios efectivos que fueron de refuerzo tras la llamada de un agente fuera de servicio que lo había identificado.

 

"Canceliñas" dice que trataron bien al médico secuestrado y le pidieron perdón
Comentarios