miércoles 19/1/22

Cáritas Vigo percibe una estabilización de la demanda, pero preocupan casos crónicos

Cáritas Diocesana de Tui-Vigo detecta una estabilización de la demanda de ayudas, que, con todo, continúa en las cotas más altas desde el estallido de la crisis, y expresa su preocupación por que "muchos" de los casos que atienden son crónicos y "de difícil solución".

Cáritas Diocesana de Tui-Vigo detecta una estabilización de la demanda de ayudas, que, con todo, continúa en las cotas más altas desde el estallido de la crisis, y expresa su preocupación por que "muchos" de los casos que atienden son crónicos y "de difícil solución". Asimismo, previene de una tendencia acentuada con el paso de los años: cada vez las familias demandantes de ayuda son más jóvenes y con más menores a su cargo.

 

El director de Cáritas Diocesana de Tui-Vigo, Ángel Dorrego, ha detallado hoy en rueda de prensa que son frecuentes los casos de personas a las que habían conseguido integrar en la sociedad y que, una vez han perdido su empleo y sus prestaciones, han vuelto a pedir ayuda. Ha abundado en que el periodo de inclusión social, o al menos de dejar de depender de la ayuda de Cáritas, ha pasado de oscilar de dos a tres meses a ocho o nueve.

 

En 2013, Cáritas atendió en Vigo y comarca a 11.300 personas, un 2% de la población, en consonancia con la media nacional, entre las que repartió 384.478 euros en ayudas, unos 22.000 euros más que el año anterior, y para el ejercicio actual ha presupuestado 500.000 euros. El 60% de las familias atendidas, concretamente 923, tienen hijos mejores y su media de ingresos mensuales es de 363 euros; y de todos los beneficiarios, más de un 20% no tiene ingreso alguno.

 

El perfil medio de las familias que piden ayuda a Cáritas están formadas por más de dos generaciones que viven bajo el mismo techo, con miembros en edad laboral entre 20 y 54 años, activos desempleados con baja cualificación profesional y en búsqueda activa de empleo. En la presentación del balance de actuación de 2013, el director de Cáritas Diocesana de Tui-Vigo ha denunciado la demora de entre ocho y nueve meses para el cobro de la renta de integración social de Galicia (Risga) y ha reivindicado de las administraciones que den prioridad a las ayudas sociales. Dorrego criticado la interpretación que la clase política, sobre todo la que gobierna en las instituciones, hace de los datos sobre la pobreza en Galicia, y cuyos datos, ha dicho, no se ajustan a la realidad de las familias.

 

Sin nombrar explícitamente al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien puso en duda las estadísticas sobre pobreza en Galicia que maneja Cáritas, ha considerado "lógico" que los políticos no las quiera oír. Sobre otro tema de actualidad, la apertura de comedores escolares durante el verano, ha señalado que Cáritas Tui-Vigo baraja la posibilidad de abrir una cocina económica para niños, en la que los padres irían a recoger la comida de sus hijos para dársela en casa.

 

Cáritas Vigo percibe una estabilización de la demanda, pero preocupan casos crónicos
Comentarios