lunes. 04.03.2024

El presidente del Celta de Vigo, Carlos Mouriño, pidió este viernes "perdón" a los aficionados del equipo por una temporada que calificó de "muy mala", y avanzó que la idea de la dirección deportiva es reforzar el equipo con "dos centrales, tres puntas y un mediocentro". "Tengo que pedir disculpas a la afición, a los vigueses y al celtismo por esta temporada.

 

Hicimos una mala temporada. Confeccionamos el equipo pensando que habíamos hecho un gran equipo, luego se demostró que no funcionó", declaró Mouriño, quien asumió toda la responsabilidad: "Si quieren buscar un culpable, ese soy yo". El máximo accionista de la entidad señaló que las razones del fracaso deportivo las tienen "muy identificadas" y "bastante claras", las cuales pasan, según dijo, porque ficharon "jugadores de gran calidad pero con menos trabajo".

 

El presidente negó que hayan negociado con otro entrenador, "el mismo día que conseguimos la salvación se le comunicó al entrenador que continuaba", y no aclaró el futuro deportivo del portero Sergio Álvarez y el defensa argentino Gustavo Cabral. "Sergio es uno de los símbolos del celtismo y posiblemente el día que decida retirarse tendrá un sitio en este club como antes lo tuvo Borja Oubiña. Si quiere fichar tres años por un equipo, nosotros le apoyaremos, y si se quiere quedar un año más aquí, estaremos encantados", dijo sobre el meta gallego.

 

Sobre Cabral comentó que "no es la primera opción" del Celta para el puesto de central, aunque si no consiguen cerrar alguna de las incorporaciones que están buscando le ofrecerán la renovación: "Si quiere esperar a ver si contamos con él, estamos encantados". Carlos Mouriño confesó que Iago Aspas es un futbolista "irremplazable", al que será difícil sustituir como en su día sucedió con el brasileño Mazinho o el ruso Mostovoi: "Sin duda es el jugador más importante de la historia, por implicación y por juego".

Carlos Mouriño pide "perdón" por la temporada del Celta