viernes. 12.04.2024

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia ha dictaminado en favor de un trabajador de una empresa de automoción en Vigo que sufría de un trastorno de la personalidad que lo hacía demasiado perfeccionista. Debido a esta condición, el trabajador padecía una obsesión permanente por la perfección y el control, lo que le provocaba intolerancia a los errores. Como resultado de esta obsesión, combinada con una depresión mayor, los magistrados consideraron que el trabajador era incapaz de desempeñar cualquier trabajo "con la exigible profesionalidad, rendimiento y eficacia".

El trabajador, ahora de 50 años, recibía tratamiento médico para su depresión crónica, la cual le impedía concentrarse y tomar decisiones. Además, no podía realizar actividades que conllevaran responsabilidad o estrés. La sentencia del tribunal señala que el trabajador sufría de ansiedad, depresión y aislamiento social, y había tenido pensamientos suicidas. Estas condiciones afectaban seriamente su capacidad personal y laboral.

Inicialmente, la Seguridad Social le había otorgado la incapacidad permanente total, pero el trabajador solicitó la incapacidad permanente absoluta, la cual le fue concedida por sentencia del Tribunal Superior.

Conceden la incapacidad permanente absoluta a un trabajador de Vigo obsesionado con la...