domingo. 27.11.2022

El fiscal aprecia falso testimonio en dos testigos del juicio caso "Culebras"

El fiscal antidroga de Pontevedra, Luis Uriarte, ha interesado hoy la deducción de testimonio de dos testigos citados por la defensa en el juicio contra la trama de blanqueo de capitales supuestamente procedentes del narcotráfico encabezada por Juan Carlos G.M., alias "Culebras".

El fiscal antidroga de Pontevedra, Luis Uriarte, ha interesado hoy la deducción de testimonio de dos testigos citados por la defensa en el juicio contra la trama de blanqueo de capitales supuestamente procedentes del narcotráfico encabezada por Juan Carlos G.M., alias "Culebras". El representante del ministerio público ha sacado a relucir en varias ocasiones las declaraciones de los testigos en fase de instrucción al apreciar contradicciones con sus palabras hoy en el plenario, y en dos casos concretos ha interesado que en la sentencia se condene a los testigos por falso testimonio.

 

Uno es el cuñado de la amante del "Culebras", quien ha asegurado que Margarita M.S. le dijo que no sabía del pasado delictivo del principal acusado, cuando ésta en su primera declaración judicial aludió a la condena de aquél por tráfico de hachís. El otro es el de un trabajador del puerto deportivo de Baiona que durante la instrucción dijo que nadie más que el "Culebras" usaba un barco que estaba allí atracado, y sin embargo hoy ha matizado que también lo hacía quien figuraba como dueño, Gustavo P., al que la investigación considera uno de los testaferros de la trama.

 

El agente de Aduanas instructor de la investigación y encargado de coordinar los pinchazos telefónicos ha ratificado que Juan Carlos G.M. gestionaba los alquileres de un local, un bajo y una nave que estaban a nombre de sociedades en las que figuraban como socios su mujer, María Nieves D.E., e hijos, Ana, Juan Carlos y Alejandro G.D. Las escuchas, realizadas entre el verano de 2006 y enero de 2008, apuntan a diferentes pagos en metálico del "Culebras" para blanquear dinero, a través de la compraventa de inmuebles, de una licencia de taxi, un coche de alta gama, un barco o un atraque; de la adquisición de obras de arte o de préstamos o regalos a familiares. Al menos en una ocasión, el principal acusado llegó a advertir a su interlocutora de que "de esas cosas no se hablan", cuando la prima a la que agasajó con un viaje a Viena para ir al concierto de Año Nuevo le preguntó por la cantidad de dinero que, supuestamente, le había entregado en un sobre.

 

El comandante de la Guardia Civil que en 2005 hizo un informe sobre la presunta trama de blanqueo ha relatado que una comunicación anónima, relacionada con una solicitud de subrogación de un préstamo, dio origen al mismo al apreciar indicios delictivos y tener conocimiento de la condena del "Culebras" por narcotráfico. Preguntado por un abogado de la defensa por la escasa cuantía de los fondos en las cuentas de la familia investigadas, ha comentado que es una práctica habitual de quienes se dedican al blanqueo de capitales. Algunos testigos que han declarado hoy han ratificado las versiones de los acusados sobre su capacidad económica para comprar pisos, coches y otras propiedades sin que en ningún caso tuviera que ver el "Culebras". Otros, como el director comercial de un concesionario donde aquel compró un vehículo de alta gama, el propietario de una nave en Mos que adquirió junto a un socio y el anterior dueño de una pesquera han corroborado diversos pagos en metálico.

 

El fiscal aprecia falso testimonio en dos testigos del juicio caso "Culebras"
Comentarios