miércoles. 28.09.2022
Salud

El juez ordena al Sergas asumir la operación de Charlotte en una clínica privada

El Juzgado de lo Social 1 de Vigo ha ordenado al Servicio Gallego de Salud (Sergas) a remitir a C.T.G.A., alias Charlotte Goiar, a una clínica privada de Barcelona para su intervención de reasignación de sexo y asumir su coste, así como los gastos de transporte y estancia. 

El Juzgado de lo Social 1 de Vigo ha ordenado al Servicio Gallego de Salud (Sergas) a remitir a C.T.G.A., alias Charlotte Goiar, a una clínica privada de Barcelona para su intervención de reasignación de sexo y asumir su coste, así como los gastos de transporte y estancia. En un auto remitido hoy a las partes, al que ha tenido acceso Efe, el magistrado José Manuel Díaz Álvarez determina que la operación tenga lugar en la clínica del doctor Iván Mañero en Barcelona, la única en España que realiza la colonovaginoplastia, que consiste en la creación de una vagina con una sección del colon.

 

Esta técnica fue indicada como la más adecuada para Charlotte Goiar por el Hospital Clínic de Barcelona, al que la derivó el Sergas para una nueva valoración, dada la limitación de piel en la zona genital de la paciente para practicarle una inversión peneana. Charlotte Goiar, de 41 años, fue diagnosticada a los 7 años de transexualismo o síndrome de Harry Benjamin, y recibe tratamiento hormonal desde los 16 años.

 

En varias ocasiones ha denunciado la "discriminación laboral" sufrida, ya que hasta 2007 en su DNI figuraba el nombre y el sexo masculino con el que fue inscrita en el Registro Civil. En marzo de 2012, el Tribunal Superior de Justicia de Galicia ordenó al Sergas, en una sentencia ratificada por el Tribunal Supremo, a la realización del servicio de "reasignación de sexo con cirugía correctiva, según las indicaciones terapéuticas aplicables", pero sin especificar qué tipo de técnica se había de emplear.

 

En vista de la actitud "dilatoria y evasiva" del Sergas, Charlotte llevó el caso al Juzgado de lo Social 1 de Vigo para que exigiera la ejecución de la sentencia. Este juzgado urgió al Sergas, en un auto del pasado 9 de abril, a que de forma inmediata, y luego cada quince días, acreditase documentalmente las gestiones realizadas para "agilizar al máximo" la nueva valoración de la demandante, a fin de determinar qué técnica quirúrgica se ajusta más a sus necesidades.

 

Eso sí, reconocía el derecho del Sergas a "valorar el caso", dado que el abono de los gastos en la sanidad privada "solo procede" cuando la pública "no puede dar respuesta al problema". En ese auto, el magistrado remitía la nueva valoración de Charlotte al hospital público Carlos Haya de Málaga, que en un escrito de respuesta al oficio del instructor del caso aclaró que practica la vaginoplastia, pero no la colovaginoplastia, que es la que solicita la demandante.

 

Posteriormente, el Clínic de Barcelona hizo la nueva valoración, y aparte de recomendar la colovaginoplastia refirió la "múltiple" documentación de psiquiatría, psicología y endocrinología aportada por ésta, y que confirma su diagnóstico: transexualismo o síndrome de Harry Benjamin con un síndrome ansioso-depresivo asociado.

 

Charlotte Goiar, que describe su caso como "una suerte de eutanasia social", expresa su agradecimiento al juez Díaz Álvarez y destaca su "profesionalidad". Ve cada vez más cerca poder llevar "una vida normal y digna, como todo ser humano se merece", una vez se someta a la operación de cambio de sexo por la que lleva esperando tanto tiempo.

 

El juez ordena al Sergas asumir la operación de Charlotte en una clínica privada
Comentarios