miércoles 27/10/21

Evita prisión el administrador de un colegio de Vigo culpable de abusos sexuales

El administrador de un colegio de Vigo, autor confeso de dos delitos continuados de abuso sexual sobre menor de 16 años, ha eludido este miércoles la cárcel tras la vista de conformidad celebrada en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo.

justicia

El administrador de un colegio de Vigo, autor confeso de dos delitos continuados de abuso sexual sobre menor de 16 años, ha eludido este miércoles la cárcel tras la vista de conformidad celebrada en la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo.

Las partes han alcanzado un acuerdo por el cual el procesado acepta una pena de un año de cárcel por cada uno de los delitos, aunque la sala ha suspendido su entrada en prisión por el periodo de cinco años a condición de que no delinca ni quebrante la prohibición de acercarse a menos de 200 metros de las víctimas durante cinco años.

El condenado tampoco podrá ejercer oficio alguno, remunerado o no, que conlleve contacto regular y directo con menores de edad durante cinco años.

El tribunal, que ha declarado la sentencia firme, ha tenido en cuenta los atenuantes de reparación de daño y confesión.

Jorge GM, para quien la Fiscalía pedía en el escrito de acusación dos penas de cárcel de cuatro años cada una, trabajaba de administrador en un colegio de Vigo, donde tenía contacto con dos hermanas que llegaban cada día temprano al centro escolar, por lo que acudían al aula matinal antes del horario lectivo, donde coincidían con el acusado.

Durante el curso 2018-2019, el condenado acosó repetidamente a las menores, a las que les dio cachetes en el culo que se fueron transformando en tocamientos en el pecho por encima de la ropa.

Durante el curso 2019-2020, tan sólo quedaba una las niñas escolarizara en el centro, la cual sufrió el mismo acoso y llegó a ver como el acusado introducía la mano por su escote mientras preguntaba si llevaba polo o camisetas, hechos por los que el acusado fue despedido de su trabajo en febrero de 2020.

El juez, tras ratificar el acuerdo entre el acusado y el Ministerio Público, ha condenado al acusado también a un año de libertad vigilada.

Comentarios