domingo 23/1/22

La familia de Déborah pide que declare el principal sospechoso o se archive la causa

La familia de Déborah Fernández-Cervera, la joven viguesa cuyo cadáver apareció en 2002 en una cuneta en O Rosal, ha pedido públicamente este jueves al Juzgado de Instrucción numero 2 de Tui que cite a declarar como investigado al principal sospechoso o que cierre la causa.

deborah

La familia de Déborah Fernández-Cervera, la joven viguesa cuyo cadáver apareció en 2002 en una cuneta en O Rosal, ha pedido públicamente este jueves al Juzgado de Instrucción numero 2 de Tui que cite a declarar como investigado al principal sospechoso o que cierre la causa.

Así lo ha dicho el abogado Ramón Pérez, que representa a la familia y con algunos de cuyos miembros ha comparecido en una rueda de prensa en la que ha puesto en tela de juicio la actuación de la Fiscalía de Pontevedra a lo largo de un proceso que tras más de 19 años está a meses de prescribir y que ha calificado de “paripé”.

En ningún momento citó Pérez al principal sospechoso, al que se refirió como “el ciudadano” y que es el ex novio de la víctima, al que dijo no querer criminalizar ni señalar.

Sin embargo, sí dijo, tal y como reflejó en el escrito que envió al juzgado el pasado 26 de noviembre, que existen “indicios bastantes para investigarle por la desaparición y muerte de Déborah”.

El abogado de la familia relató que ya en 2007 la propia Policía aportó datos que "que dirigían de modo claro la acusación contra esa persona”, y que en 2010, los dos atestados de la llamada operación Arcano eran “claros e inequívocos”.

“Resultó desolador ver cómo ante la contundencia de los mismos por parte del juzgado se decretaba el sobreseimiento de la causa”, ha dicho, para relatar cómo el autor de este atestado, en su declaración del pasado 21 de octubre, tras la reapertura de la causa, dijo cosas como que el principal sospechoso “es una persona que podría estar detrás de la desaparición de Deborah” o que tiene el convencimiento de que “podría estar implicado”.

El abogado de la familia de Déborah ha recordado que en todo este tiempo “todos los testigos fueron propuestos por los letrados de la familia”, salvo uno propuesto por el Ministerio fiscal y otro propuesto por la jueza.

También ha señalado que muchas declaraciones han quedado sin practicar por oposición de la Fiscalía y por la asunción de su postura por parte de la jueza instructora.

“Esta parte ha presentado más de cien escritos pidiendo diligencias para tratar de determinar la verdad de lo ocurrido, sea cual sea, y casi siempre hemos tenido la oposición sorprendente de la Fiscalía de Pontevedra”, ha dicho Pérez, quien ha asegurado que a la familia se le ha negado “reiteradamente” el acceso a los legajos de la Policía.

También ha destacado que si se están practicando actualmente recogidas de ADN de decenas de personas es porque lo pidió la familia, de igual modo que así se ha conseguido que se siguiesen decenas de pistas de la investigación cuyo seguimiento se habían abandonado.

“Hemos sido nosotros los que instamos a que se realizase un examen del disco duro del ordenador de Déborah , que llevaba desde 2006 en una caja de la policía”, ha añadido Pérez, quien ya ha adelantado que ya saben que fue “alterado con el fin de borrar su contenido”, aunque de momento desconocen quién, cuándo, y cómo se manipuló el disco.

También ha lamentado que haya tenido que ser la familia quien presentase nuevos informes criminológicos, que “han sido ninguneados”, o tenido que pedir la exhumación del cadáver en busca de pistas, mientras que ha criticados que se hayan permitido “declaraciones falsas en el juzgado” o que algunos testigos, “sin sonrojo alguno”, utilizasen sus teléfonos móviles para comunicarse con el exterior el días que les tocó declarar.

“No ha habido ni una sola llamada de atención a la vergonzosa declaración del agente de la comisaría de Vigo” que declaró durante hora y media evitando responder a todo lo que se le preguntaba, motivo por el que la familia ha pedido a la comisaría de Vigo lo aparte del servicio, ha añadido Pérez, molesto también por el hecho de que haya tenido que enviar al juzgado declaraciones de testigos grabadas en vídeo que no fueron aceptadas.

“Sabemos que la Fiscalía de Pontevedra no va a mover un dedo si no encuentra un ADN de autor”, ha dicho el abogado, quien ha asegurado que eso no va a pasar porque ya está demostrado que el semen hallado en el interior del cadáver de Déborah fue colocado allí tras el fallecimiento de la presunta víctima.

“Si la fiscalía de Pontevedra tiene pavor a que en un hipotético juicio el imputado salga absuelto, ¿qué estamos haciendo?”, se ha preguntado el abogado para explicar por qué piden que se cierre la causa a no ser que se llame a declarar al principal sospechoso, única forma de desbloquear un caso que prescribirá dentro de seis meses.

La familia de Déborah pide que declare el principal sospechoso o se archive la causa
Comentarios