viernes. 01.03.2024

El exvicepresidente de la Diputación de Pontevedra y presidente del PP de Vigo, José Manuel Figueroa, ha negado hoy irregularidades en una concesión del ente provincial por la que es investigado en la Operación Patos, así como la recepción de regalo alguno -un reloj- por parte de la constructora Eiriña.

 

La declaración en calidad de investigado de Figueroa se ha adelantado a hoy en el Juzgado de Instrucción 7 de Vigo, donde también han sido interrogados el exjefe del gabinete de la delegación territorial de la Xunta, Francisco Javier C., y un técnico de esta administración, Alfonso F. C.

 

El líder del PP vigués ha remitido a los técnicos de la Diputación en cuanto a la concesión del campo de fútbol de Coia y ha afirmado que solo se dedica a la acción política, informaron a Efe fuentes jurídicas. Respecto al dueño de Eiriña, Enrique Alonso Pais, señalado en el sumario de la Operación Patos como epicentro de la supuesta trama corrupta, Figueroa ha manifestado que lo conoce por ser afiliado del PP.

 

Ha negado que Pais lo llevara en coche a ver un partido de fútbol, como se desprende de varias conversaciones telefónicas intervenidas del constructor. También ha dicho desconocer que se refieran a él como "el teniente" y que cuando algunos investigados en la trama hablan de "el segundo" se refieren a un compañero de partido que se llama Segundo.

 

El exjefe del gabinete de la delegación de la Xunta en Vigo, Francisco Javier C., ha declarado por su parte que pidió presupuesto a Pais para la rehabilitación de unos locales en Navia para políticas sociales por indicación de la exdelegada, María José Bravo Bosch, también investigada en la Operación Patos. Mientras, el técnico de la Xunta Alonso F.C. ha reconocido que Pais se ofreció a hacer gestiones para que le mejoraran el sueldo y su puesto de trabajo pero que él no se lo pidió expresamente, que solo le comentó su situación. En cuanto a las obras investigadas con las que tuvo relación, en el Meixoeiro, en Vilagarcía y en Panxón, ha dicho que no tenía poder de decisión, según las mismas fuentes.

 

En total, son medio centenar los investigados, entre políticos, funcionarios y empresarios, en la Operación Patos. Figuran en esa lista el expresidente de la Diputación de Pontevedra Rafael Louzán y el alcalde de Vigo y presidente de la FEMP, Abel Caballero (PSOE), quien ya declaró en noviembre pasado.

 

La Operación Patos estalló en febrero de 2014 cuando la Policía detuvo a cinco personas, un exconcejal de Nigrán (Pontevedra) y administradores y empleados de las empresas Cespa y Eiriña; y se practicaron registros en las corporaciones de Vigo, Nigrán, Santiago, Pontevedra, Ponteareas y Ourense. Asimismo, hubo inspecciones en la delegación de la Xunta en Vigo, en dependencias de la Zona Franca, el Consorcio Casco Vello y el puerto, y en la Diputación de Pontevedra.

Figueroa niega irregularidades en una concesión y que Eiriña lo sobornase