miércoles. 19.06.2024

Un agente de la Guardia Civil acusado de darle un soplo, a través de "whatsapp", a unos contrabandistas en el mercado vigués de A Pedra de una inminente operación policial afronta una pena de tres años de inhabilitación para el ejercicio de empleo o cargo público. El juicio contra Francisco R.O. se celebrará mañana en el Juzgado de lo Penal 1 de Vigo bajo la acusación del fiscal de un delito de descubrimiento y/o revelación de secretos de funcionario público.

 

Según recoge el escrito de acusación, este agente destinado a la unidad de seguridad ciudadana de Vigo supo que el 12 de diciembre de 2013 iba a haber una entrada y registro, entre otros lugares, en varios puestos del mercado de A Pedra, en una investigación de los delitos de contrabando y contra la propiedad industrial. Un día antes, escribió un mensaje de "whatsapp" y llamó por teléfono a dos mujeres para avisarles de la redada. La conversación fue detectada en el curso de unas intervenciones telefónicas en marcha, por lo que se adelantó el operativo policial. En la misma, los comerciantes fueron sorprendidos mientras recogían de forma apresurada su mercancía, mientras que el puesto de una de las mujeres que habían sido advertidas apareció cerrado.

 

En total, fueron intervenidas unas 60.000 prendas de ropa falsificada que habrían podido alcanzar un valor superior a los 2.250.000 euros y 8.750 cajetillas de tabaco de distintas marcas procedentes de Portugal y cuyo valor ascendía a unos 35.000 euros. La denominada "Operación Tron" comenzó a principios de 2013 tras detectar la Guardia Civil varios transportes de ropa falsificada "de gran calidad" procedente de Portugal, que luego era redistribuida a los diferentes puestos de venta en la zona del mercado de A Pedra.

 

Durante la investigación se pudo determinar que el principal distribuidor y cabecilla de la organización era J.M.R.R., encargado de adquirir en Portugal las prendas falsificadas, las cuales eran almacenadas en diferentes lugares de Vigo: naves, pisos y trasteros. Estas prendas eran luego trasladadas a los puntos de venta que gestionaba el investigado a través de su entorno o bien a terceras personas, e incluso las remitía a diferentes partes del territorio nacional mediante paquetería postal. Tres meses más tarde de aquella operación fueron detenidos un agente de la Policía e imputada su mujer, inspectora jefe de la Unidad de drogas y crimen organizado (Udyco) del mismo cuerpo en Vigo, como sospechosos de colaborar, en mayor o menor grado, con la misma red.

 

El pasado día 15 fueron detenidas once personas en el marco de una operación centrada en el mercado de A Pedra que investiga los posibles delitos contra la propiedad industrial, contrabando, fraude fiscal y blanqueo de capitales. Todas quedaron libres, nueve de ellas con cargos, tras prestar declaración en el Juzgado de Instrucción 3 de Vigo, que ha imputado a unas 80 personas. El mercado de A Pedra aparece en una lista de la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos sobre los lugares del mundo con mayor actividad en venta de ropa falsificada

Juzgan a un guardia civil por un soplo a contrabandistas en el mercado de A Pedra