sábado. 28.01.2023
Secta | Galicia

La acusación particular pide que vayan a juicio Rosendo, su mujer e hijos

La acusación particular, ejercida por once personas que se consideran víctimas de la extinta Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, ha solicitado la apertura de juicio oral contra su líder, Miguel Rosendo da Silva, su mujer, María del Carmen, y sus hijos, Verónica y Cristian, informó a Efe su abogada, Ana Reguera.

La acusación particular, ejercida por once personas que se consideran víctimas de la extinta Orden y Mandato de San Miguel Arcángel, ha solicitado la apertura de juicio oral contra su líder, Miguel Rosendo da Silva, su mujer, María del Carmen, y sus hijos, Verónica y Cristian, informó a Efe su abogada, Ana Reguera.

 

La Fiscalía ha pedido por su parte que sean juzgadas siete personas de las diecisiete que venía investigando, entre las que se cuentan Miguel Rosendo, en prisión provisional desde diciembre de 2014, no así sus familiares, como tampoco quien está considerada como su mano derecha, Marta Paz. El pasado viernes, la propia Paz y otras dos personas consagradas en la orden, Ivana Lima e Iria Quiñones -para quienes el fiscal sí pide su enjuiciamiento- rompieron su silencio de tres años, desde que se destapó el escándalo.

 

En esa conferencia de prensa negaron los hechos por los que estaban investigadas, consideraron que todo es "un montaje" y pidieron la libertad del líder. La causa se sigue por la supuesta comisión de los delitos de asociación ilícita, contra la Hacienda Pública y abuso sexual, este último solo con respecto a Feliciano Miguel Rosendo da Silva.

 

La Orden y Mandato de San Miguel Arcángel fue reconocida por la Diócesis de Tui-Vigo en julio de 2009 como asociación pública de fieles con derecho diocesano. La Diócesis tuvo conocimiento de unas supuestas "irregularidades" en diciembre de 2012 y para comprobar su veracidad nombró a un visitador canónico. La Iglesia se basó en el informe de este visitador canónico para apartar cautelarmente a Miguel Rosendo por su "conducta moral", y no fue hasta que estalló el escándalo cuando retiró su apoyo a esta organización y a su derivada, llamada Serviam, que se había establecido en Madrid.

La acusación particular pide que vayan a juicio Rosendo, su mujer e hijos
Comentarios